Última hora

Alemania, y en especial el norte del país, está sufriendo fuertes nevadas que han dejado el tráfico ferroviario y por carretera bajo mínimos.

Hasta 220 vuelos han sido cancelados en el aeropuerto de Frankfurt, el tercero de Europa.

“Estoy esperando a que me cambien el vuelo. La primera vez mi aeropuerto de destino estaba cerrado por el temporal. Después cambié el vuelo para Frankfurt pero lo cancelaron. Ahora estoy esperando para cambiar la reserva y poder viajar por fin”, decía una pasajera.

Mientras, Francia normaliza su situación, aunque 24 departamentos continúan en alerta naranja y persisten las dificultades de circulación.

En el aeropuerto Charles de Gaulle, en París, no se recuperó la normalidad hasta la tarde y en el de Lyon unas 1000 personas vieron cancelados sus vuelos.

Y en Polonia las nevadas han provocado numerosos accidentes de tráfico a lo largo de su geografía. Las carreteras permanecen impracticables y las reservas de sal, como en el resto del continente, están a punto de agotarse.