Última hora

Última hora

Kazajistán, desafíos económicos

Leyendo ahora:

Kazajistán, desafíos económicos

Tamaño de texto Aa Aa

La mayor economía de Asia Central, Kazajistán asume la presidencia de la OSCE con la intención de reforzar la seguridad económica en toda la región.

Este gran país de estepas quiere impulsar la construcción de carreteras y oleoductos entre Europa y China, recreando la histórica Gran Ruta de la Seda con la ambición de estimular el intercambio comercial.

Sin embargo, la principal preocupación de Kazajistán es evitar su propia recesión: tras años de éxitos económicos propiciados por un petróleo caro, este país se ha hundido en una profunda crisis.

El gobierno kazajo reaccionó a las primeras oleadas de la crisis global, devaluando la moneda nacional (el tenge), controlando los principales bancos del país e inyectando miles de millones de dólares para reactivar la economía.

El presidente Nursultan Nazarbayev:

“Cuando las empresas estaban quebrando en otras partes, aquí se crearon 170 nuevas compañías. Eso nos permitió crear también 400.000 nuevos empleos. El paro en Kazajistán no se ha incrementado, más bien ha caído del 7,5% al 6%, y esto se ha logrado, empleando nuestros propios medios, nuestras reservas.”

El rápido crecimiento económico de Kazajistán en la última década fue propiciado por una gran inversión extranjera en el atractivo sector petrolero del Caspio.

Las importantes reservas de gas y petróleo permitieron al estado acumular suficientes fondos financieros para evitar el derrumbe económico y social durante el punto culminante de la crisis.

Sin embargo, fue precisamente la abundancia de gas y petróleo lo que fragilizó en un principio a esta economía escasamente desarrollada.

El sector bancario Kazajo resultó ser un punto débil, al prosperar únicamente gracias a esa abundante líquidez de petrodólares que ahora se ha secado.

Los problemas de los bancos locales han facilitado la expansión de las entidades occidentales, que parecen dispuestas a pasar por alto cuestiones de transparencia y otras peculiaridades de este mercado emergente.

Simen Munter, presidente de Eurobank
“Este país tiene sus desafíos, pero también muchas oportunidades. Kazajistán quiere de verdad ser atractivo para los inversores, especialmente para los extranjeros dispuestos a contribuir a su desarrollo.”

La intervención del estado puede haber servido como medida de emergencia, pero a largo plazo la economía kazaja precisa profundas reformas para que sea menos dependiente tanto del sector energético como del control estatal, según la experta, escritora y columnista Aigul Tulembayeva:

“Los nuevos empleos han sido creados exclusivamente por el estado. Y esto es un error, porque la economía necesita encontrar sus propios recursos, buscar una salida propia para estabilizarse y reconstruirse. Pero esto no está sucediendo. O sea, en lugar de que la economía progrese, se paraliza.”

No será fácil mantener el tren de vida que lleva un buen número de kazajos, aficionados a los vehículos caros, ropa de marca y cómodos apartamentos.

El estado kazajo anuncia un programa decenal de industrialización, además de generosas inversiones para el prometedor sector agrícola.

Ese esfuerzo puede apuntalar la economía, impidiendo un aumento del desempleo y evitando la escasez de alimentos en un futuro cercano.

Sin embargo, según expertos locales, la época del dinero fácil ha tocado a su fin.

Vyacheslav Dodonov, investigador del Instituto de Estudios Estratégicos:
“Ya no se pueden esperar a que regresen en los próximos años las tasas superlativas de crecimiento que se observaron después del año 2000, antes de la crisis. Es poco probable que en el inmediato futuro tengamos aumentos del PIB del 8% al 10% como en el pasado. La economía kazaja crecerá de forma más estable, aunque a un ritmo más moderado.”

A fin de cuentas, los economistas coinciden en afirmar que la crisis puede ayudar a Kazajistán, al ponerse a régimen tras años de crédito abundante. En esas condiciones este país, ahora presidente de la OSCE, podrá encaminarse hacia un desarrollo más estable y sostenible. .