Última hora

Última hora

Borja Miguélez, cooperante de la Unión Europea: "Nunca sabremos cuantos murieron en Haití"

Leyendo ahora:

Borja Miguélez, cooperante de la Unión Europea: "Nunca sabremos cuantos murieron en Haití"

Tamaño de texto Aa Aa

La urgencia de la ayuda humanitaria contrasta en Haití con la lentitud de su distribución. La frustración de los equipos de ayuda es que agua y comida han llegado a contados puntos.

Pero los cooperantes han comprobado lo que peligroso que resulta adentrarse en los barrios de Puerto Príncipe.

El enviado especial de EuroNews, Luis Carballo, ha recogido el testimonio del cooperante de la Unión Europea Borja Miguélez: “En este momento nos encontramos en el quinto día de operaciones, en una operación que se puede considerar de las mas grandes de la historia de acuerdo a las cifras que manejamos… Están implicados mas de 21 países, mas de 50 equipos, casi 2000 personas y casi 200 perros de rescate. Las operaciones están siendo de mucha dificultad por las condiciones en las que se encuentra la ciudad y los accesos en el resto del país. Después están los problemas de seguridad que nos han obligado a ciertas evacuaciones de algunos equipos para evitar problemas y riesgos a los rescatadores. Las jornadas de trabajo por esos motivos son más cortas de lo que deberían ser. Pero el esfuerzo de todos esta ahí”.

En Haití consideran un imposible conocer el número de muertos en una población que no estaba censada. Ni siquiera de forma aproximada.
“Yo creo que no es bueno que nos concentremos tanto y nos obsesionemos con las cifras, explica Miguélez. Hay miles y miles de personas afectadas con unos traumatismos que, de acuerdo con los equipos médicos que están viendo los rescates, no han visto en ningún otro desastre hasta ahora. No creo que podamos llegar a saber nunca con exactitud cuanta gente murió en este terremoto, desgraciadamente”

Todos sin embargo tienen una premisa común, palpable entre las ruinas de Haití: cada día que pasa sin ayuda a los supervivientes carga la caldera a presión de una población desesperada.