Última hora

Última hora

Los ecologistas rusos están en pie de guerra tras la reapertura de una papelera junto al lago Baikal

Leyendo ahora:

Los ecologistas rusos están en pie de guerra tras la reapertura de una papelera junto al lago Baikal

Tamaño de texto Aa Aa

La estampa quema en los ojos de los ecologistas rusos: las chimeneas de la vieja fábrica de celulosa vuelven a humear en las orillas del Lago Baikal un año después de que la planta fuera cerrada en medio de acusaciones de contaminación. La decisión la ha adoptado el primer ministro ruso, Vladímir Putin, tras afirmar que los científicos le han asegurado que sus emisiones no dañarán el rico ecosistema del lago siberiano, que está a unos 5.000 kilómetros al este de Moscú. La fábrica pertenece al magnate ruso Oleg Deripaska, cuyo imperio atraviesa enormes problemas financieros, y en ella trabajan cerca de 2.000 personas.

Los grupos de defensa de la naturaleza recuerdan que la industria papelera es de las más contaminantes y que la fábrica en cuestión fue construida con tecnología soviética, ya anquilosada. El Baikal es el lago de agua dulce más antiguo y más grande del mundo, pues alberga un quinto del agua potable que hay en el planeta. En su interior conviven más de 1.500 especies vegetales y animales, muchas de ellas únicas.