Última hora

Última hora

Crónica desde la zona cero del terremoto en Haití

Leyendo ahora:

Crónica desde la zona cero del terremoto en Haití

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en la zona cero. El equipo de euronews ha logrado acceder a la localidad de Leogane, donde tuvo lugar el epicentro del terremoto.

Aquí la tragedia fue total. Se estima que unas 10.000 personas, un cuarto de la población, han podido perder la vida.

No se salvó nada, incluida esta escuela, como explica nuestro enviado especial Luis Carballo: “De esta escuela Santa Rosa de Lima en Leogane, de las ruinas de lo que era la escuela, aquí mismo, salieron 60 cadáveres de niños. Los equipos de rescate no pudieron hacer nada. Leogane está situada a 15 kilómetres al sureste de Puerto Príncipe y aquí el terremoto fue verdaremente una catástrofe. El 90 por ciento de la ciudad – según las cifras que tenemos – resultó afectada. En estas ruinas hemos encontrado papeles que pertenecian a los escolares que estaban estudiando aquí. Niños adoptados en cierta manera por las religiosas que gestionaban la escuela”.

Caminando por las devastadas calles nos encontramos con Phillippe Boliar. Su casa quedó destruida, pero para él, viendo la situación, eso ahora carece importancia.

“Lo peor no es la destrucción de la casa – comentaba Boliar -. Lo peor sería verte bajo los escombros, como aquí o en el colegio que acaba de visitar. Pasé la noche intentado ayudar en el rescate de algunos niños. Creo que sacamos a tres niños vivos de debajo de los escombros. Lo peor es la sensación de impotencia ante los gritos de un niño que pide auxilio durante horas, y tu no tienes nada que ofrecerle, no puedes hacer nada”.

Bienes como el combustible escasean. Ha pasado más de una semana desde la tragedia, pero como en el resto del país, la distribución de ayuda humanitaria y material está complicada.

No obstante, ante la adversidad, surge la solidaridad. Los habitantes de la localidad saben que juntos superarán mejor la catástrofe, y se han organizado para reconstruir su comunidad y levantar pequeños refugios en los que protegerse.