Última hora

Última hora

"Arquitectos de Urgencia" para reconstruir Haití

Leyendo ahora:

"Arquitectos de Urgencia" para reconstruir Haití

Tamaño de texto Aa Aa

La reconstrucción de Haití va a ser un trabajo colosal. El seísmo ha destrozado el país entero y pasarán años antes de que todos los damnificados puedan ser realojados en nuevas viviendas.

Lo más importante ahora es reconstruir las infraestructuras básicas para hacer frente a la época de lluvias que comienza en mayo.

En torno a un millón de personas vive en campos de refugiados y en las calles de Puerto Príncipe.

La Conferencia de Montreal ha terminado sin un calendario fijo ni una cifra concreta, pero sobre el terreno numerosas organizaciones trabajan contra el reloj. Entre ellas “Arquitectos de Urgencia”. Hablamos con su presidente, Patrick Coulombel.

euronews:
“Señor Coulombel, buenos días, usted es el presidente de “Arquitectos de Urgencia”, una fundación que desde 2001 trabaja en más de 24 países. Ahora vuelve de Haití. ¿Puede explicarnos qué hace su equipo allí?”

Patrick Coulombel, presidente de “Arquitectos de Urgencia”:
“En situaciones de urgencia lo que hacen nuestros equipos es asegurar los edificios que aún queden en pie para alojar al máximo número de supervivientes posible y desalojar los que no cumplan unos requisitos mínimos de seguridad, los que estén demasiado tocados y puedan resultar peligrosos”.

En:
“¿Cree usted que los edificios que han sobrevivido al seísmo de Haití resistirán mucho tiempo? ¿O habrá que echarlo todo abajo para reconstruir sobre bases más sólidas?”.

PC:
“No. Creo que podemos ser un poco más optimistas. Hay edificios que se han derrumbado y, por tanto, habrá que levantar otros en su lugar. Pero hay otros edificios que pese a estar tocados podrán repararse si se adoptan las medidas de conservación adecuadas. Habrá que reforzarlos y eso no es fácil, es un trabajo largo, que requiere una gran competencia, pero si se hacen las cosas bien, es totalmente factible”.

EN:
“¿Existe alguna posibilidad de construir a precio razonable nuevos edificios y que sean más seguros que los que se han venido abajo?”.

PC:
“Pues sí. Es algo muy interesante. En Haití, y sobre todo en Puerto Príncipe, existen casas que son bastante antiguas. Casas de madera que, a primera vista, no parecen tan sólidas como las de cemento. Pero ahí están. Han resistido al seísmo y las de cemento, no. Eso no quiere decir que todas las construcciones de cemento sean malas. No es eso. Pero sí es cierto que construir en cemento puede ser un poco más complejo. Si no respetamos escrupulosamente todas las normas básicas, o no tenemos la técnica o los materiales adecuados, si no hemos concebido bien la obra, ésta se puede complicar. Y el resultado, en una zona sísmica, puede ser peligroso”.

EN:
“Desde su punto de vista, ¿cuánto tiempo será necesario para que todos los damnificados hablamos de un millón vuelvan a tener un techo?”.

PC:
“El alojamiento es algo esencial. Hay gente en Haití que vive en condiciones de insalubridad desde hace mucho tiempo. Gente que no tiene acceso ni al agua ni a la electricidad. Viven en chabolas, en terrenos que no les pertenecen. Y es ahí donde deberíamos trabajar, en esas construcciones, aunque será un trabajo que puede durar años.
Si somos pragmáticos y comparamos la experiencia que hemos adquirido tras el tsunami, aunque sean dos catástrofes incomparables, veremos que en cinco años hemos encontrado bastantes soluciones para ciudades como Banda-Aché. Así que, si tenemos los medios adecuados, es probable que aquí podamos hacer lo mismo. Es una cuestión de medios. Muchos haitianos se han marchado. Los que han podido, lo han hecho porque el futuro es incierto. Hay que hacer que vuelvan, hay que ayudarlos, porque son los que más medios tienen y a la larga son lo que harán avanzar las cosas”.