Última hora

Última hora

La arriesgada apuesta de Karzai

Leyendo ahora:

La arriesgada apuesta de Karzai

Tamaño de texto Aa Aa

¿Es posible el plan de reconciliación propuesto por Hamid Karzai? Hasta el día de hoy, los talibanes se han negado sistemáticamente a negociar, sin que ello les impidiera seguir ganando terreno en Afganistán.

El presidente insiste en su estrategia. La mejor manera de que abandonen la lucha armada es proporcionarles un empleo. Este lunes lo repetía en Estambul.

“Los talibanes que no forman parte de Al-Qaeda u otras redes terroristas decía Karzai son bienvenidos en nuestro país. Sólo han de dejar las armas y someterse a la Constitución de Afganistán”.

El líder afgano quiere, de esta manera, encontrar una solución política a un conflicto armado. Y en principio cuenta con el respaldo estadounidense. Eso mismo fue lo que propuso la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton en la conferencia sobre Afganistán que se celebró en La Haya el pasado mes de marzo.

“Debemos apoyar los esfuerzos del gobierno afgano decía para separar a los extremistas de Al-Qaeda de los talibanes que les apoyan por desesperación y no por convicción”.

Sin embargo, la estrategia de la mano tendida no excluye las operaciones militares. El general McCrhrystal espera obtener próximamente 37.000 soldados de refuerzo, de los cuales, 30.000 serán estadounidenses. Su objetivo es garantizar la seguridad en las provincias de Helmand y Kandahar, debilitar a los extremistas para que el gobierno de Karzai pueda negociar desde una posición de igual a igual. Aunque la población no sabe qué pensar. El pesimismo se extiende por las grandes ciudades.

“Vivimos todos en una tienda muertos de frío explica un hombre en Kabul. La gente se está muriendo. Lo único que queremos es obtener una casa y que vuelva la estabilidad a nuestro país”.

Vivir en paz, eso es lo que esperan los afganos. Ahora bien, su confianza en el gobierno está muy mermada.