Última hora

Última hora

Cariño contra los traumas de los niños haitianos

Leyendo ahora:

Cariño contra los traumas de los niños haitianos

Tamaño de texto Aa Aa

La asistencia psicológica a los niños haitianos tras el terremoto es urgente, y crucial para que superen sus traumas. En este hospital de la Cruz Roja en Puerto Príncipe muchos pequeños siguen conmocionados. Hablar les ayuda.

Jo, que tiene 4 años, apareció solo, desnudo, tendido sobre los escombros del hospital general dos días después del seísmo. No salió de su silencio hasta que Magalie, una voluntaria haitiana, le dio un teléfono para que jugase. “Sí, le di un teléfono, cuenta ella, “¿Vas a llamar a alguien? Y él dijo “Diga… Hola, soy Jo. Tráeme juguetes, balones, golosinas, piruletas”. Cuando terminó de hablar, le pregunté: ¿con quién has hablado?, y él me dijo “con mi mamá”. ¿Y qué te ha dicho? Que no viene a buscarme. ¿Por qué? Porque está muerta”.

Para que se curen sus heridas psicológicas, estos niños tienen que sentir que se ocupan de ellos, pero sin adoptar el papel de padres, porque de ser así nunca será posible la separación.

Ocuparse de ellos es lo que ha hecho en Haití, durante ocho días, en condiciones límite, el médico francés Jean Gabriel Damizet. Así lo recuerda: “Esta niña tenía una fractura de fémur. Lloraba y lloraba. Necesitaba, simplemente, además de las medicinas contra el dolor, mucha ternura. La cogí entre mis brazos durante 2 o 3 horas y se quedó dormida. Y así, tranquila, llegó al hospital”.

El doctor Damizet también ha asistido 4 partos de urgencia, dos de ellos por cesárea. Él mismo nos lo explica: “El cuarto de ellos no sólo fue una cesárea sino un parto prematuro. Tuvimos que apañarnos e ir a una sala del fondo que había quedado inaccesible para llegar hasta a una incubadora… y así restablecer la electricidad y el sistema de oxígeno, para poder recibir a esta pequeña prematura en condiciones casi normales”.