Última hora

Última hora

Los chicos malos del arte moderno chino

Leyendo ahora:

Los chicos malos del arte moderno chino

Tamaño de texto Aa Aa

El estilo crítico de los hermanos Gao no sólo es admirado dentro de los círculos artísticos de su país y por ello preparan su desembarco en Estados Unidos y Europa.

Una de sus obras más reivindicativas está formada por una columna de réplicas de Mao Zedong preparadas para fusilar a Jesucristo.

“Esta composición está inspirada en una pintura de Manet, “La ejecución del Emperador Maximiliano”. Y la obra de Manet es similar a su vez a “El 3 de mayo”, de Goya. Nuestros trabajos se parecen mucho en términos de composición”, explica Gao Qiang.

Sus estatuas de Mao Zedong armado con un rifle se contraponen a los cánones habituales de admiración y respeto al que fuera máximo dirigente de China.

Pese a que el Gobierno no lo ve con buenos ojos, la crítica irónica a la herencia de la China comunista no es algo nuevo dentro de los círculos artísticos.

“Creo que la humanidad está unida. Todos los seres humanos tenemos algo en común. Tras la revolución cultural, empezamos a revisar todo lo que habíamos aprendido con la propaganda estatal y a pensar por nosotros mismos”, argumenta Gao Zhen.

A apenas unos kilómetros del barrio artístico, el distrito 798, los hermanos Gao tienen otro estudio donde trabajan en sus creaciones más voluminosas y preparan los moldes para sus estatutas.

Aquí se puede ver una sus obras más grandes, “Prostituta arrestada”, que formará parte de sus exposiciones en Estados Unidos.

“Este estudio fue alquilado hace dos años. En aquella época nuestro estudio en el bario 798 fue clausurado por las autoridades, porque el Gobierno no nos quería en ese distrito. Por eso preparamos este estudio como plan B. Tenemos alquilado éste y otro más grande en las cercanías. Esta es básicamente nuestra base de producción. Aquí terminamos muchos de nuestros trabajos, ya sean pinturas o esculturas”, aclara Gao Zheng.

Los críticos de arte consideran que los hermanos Gao forman parte del reducido grupo de creadores que conservan una visión independiente.

Asi lo defiende el crítico Cheng Meixin: “Dentro del arte moderno chino no hay mucha gente como los hermanos Gao, que han mantenido una perspectiva y un espírito críticos. Aunque China cuenta con muchos artistas modernos y distintos estilos, los artistas que mantienen un espíritu independiente son muy pocos”.

Amados y repudiados al mismo tiempo, los hermanos Gao ya han empezado a traspasar fronteras y algunas de sus últimas obras están expuestas en la Bienal Internacional de Escultura de Vancouver, en Canadá.