Última hora

Última hora

Bélgica: de la conmoción a la polémica

Leyendo ahora:

Bélgica: de la conmoción a la polémica

Tamaño de texto Aa Aa

La pregunta más repetida en toda Bélgica es si sus ferrocarriles son o no seguros. Dieciocho personas perdieron la vida ayer lunes, entre ellas el conductor de uno de los dos trenes que chocaron en la periferia de Bruselas. 162 pasajeros resultaron heridos. Muchos de ellos, con graves amputaciones.

El administrador delegado de la sociedad que gestiona la red ferroviaria belga, Luc Lallemand, ha afirmado en una intervención televisada que la catástrofe “se podría haber evitado” si en vez de uno sólo, los dos trenes que colisionaron hubiesen contado con el sistema de frenado automático.

Sistema de frenado que está previsto se instale de aquí al 2013 para evitar que ningún tren pueda superar un semáforo en rojo como, según las primeras investigaciones, ocurrió ayer lunes provocando la colisión.

Hoy los maquinistas de los ferrocarriles belgas han iniciado una huelga para denunciar la situación de inseguridad y como reacción al accidente.

Un usuario explica que, con el paro, él no sabe si va quedarse bloqueado en Bruselas ni por cuánto tiempo. “Comprendo esta huelga, porque es por la seguridad de todos. Pero me parece triste que tenga que haber muertos para que se movilicen. Así son las cosas en Bélgica”, se lamenta.

El 85 por ciento del tráfico ferroviario en la región sur de Valonia está paralizado. También sigue cortado el servicio entre Bruselas, Londres y París.

Los trabajos de desescombro y retirada de restos de los trenes accidentados continuará durante toda la jornada.