Última hora

Última hora

Desolación y miedo entre quienes han escapado a las inundaciones de Madeira

Leyendo ahora:

Desolación y miedo entre quienes han escapado a las inundaciones de Madeira

Tamaño de texto Aa Aa

Uno de los cuarteles del Ejército en Funchal se ha convertido en refugio improvisado para algunas de las cerca de 250 personas sin hogar que la Protección Civil ha contabilizado hasta el momento. De la noche a la mañana, familias enteras se convierten en desplazados en su tierra.

Una de ellas, con siete hijos ni más ni menos, consigió salvarse aunque fue dificil según explica el padre: “Sufri bastante para sacarles de alli”.

En el mismo lugar, la reportera de la televisión portuguesa pregunta a una mujer por el estado de su casa: “esta toda inundada, no podemos quedarnos, está destruída”. -“¿Consiguió salvar algo?” le preguntan. “Algunos documentos y ropa, pero es complicado”.

También han sido horas difíciles para quienes han participado voluntariamente en las tareas de rescate: “Fue algo verdaderamente horrible. En esa casa de alli, con ayuda de otros amigos, hemos conseguido sacar a una joven de 22 años y a su hijo de siete meses. Se quedaron encerrados más de dos horas, prisioneros en su casa”.

Vecinos y servicios de emergencias intentan despejar las calles, aunque costará bastante tiempo que la paradisiaca Madeira recupere su habitual tranquilidad, ahora sepultada bajo el barro que lo cubre todo.