Última hora

Última hora

Madeira víctima de la urbanización excesiva para los expertos

Leyendo ahora:

Madeira víctima de la urbanización excesiva para los expertos

Tamaño de texto Aa Aa

La tragedia que vive desde el sábado pasado Madeira no es sólo resultado de las intensas lluvias que cayeron sobre la isla en apenas unas horas. Expertos y ecologistas defienden que el modelo de urbanización acelerada puesto en marcha hace tres décadas ha sido también una de las razones, sino la más importante, del desastre.

Este modelo fue impulsado en 1978 tras la llegada al poder del gobierno regional de Alberto Joao Jardim, muchas veces criticado por los expertos por llevar a cabo un plan de urbanización excesiva que no tenía en cuenta ni las reglas de seguridad ni el medioambiente.

Situada a 500 kilómetros de las costas de Marruecos, Madeira tiene una superficie de 57 kilómetros de largo por 22 de ancho. Allí viven 250,000 personas, la mayoría, 100,000, en la capital, Funchal. Cuatro vías rápidas rodean la isla y decenas de túneles han sido construídos en los últimos años. Tres grandes ríos recorren el territorio madeirense.

“Cerca de las vías de circulación periféricas, existen muchos servicios como centros de salud, cuarteles de bomberos y otros edificios públicos y privados. Todo situado en zonas de riesgo que se encuentran muy cerca de los ríos”, explica un ecologista.

La construcción masiva de edificios y carreteras cerca de los ríos ha provocado la impermeabilización de los suelos impidiendo que el agua fluya con normalidad. Para los expertos habrá que invertir mucho dinero para prevenir este tipo de tragedias en el futuro.

“En el pasado había muchos bosques en la parte alta de Madeira. Esos bosques tenían una función muy importante puesto que retenían el agua. Es necesario establecer zonas protegidas y respetar el lecho de los ríos para poder prevenir situaciones como ésta, incluso a veces sería necesario elevar las barreras”, afirma un experto.

Cada año llegan a Madeira miles de turistas atraídos por el clima, infraestructuras ultra modernas y hoteles de lujo a pie de playa. Muchas de esas obras fueron financiadas con dinero de la Unión Europea.