Última hora

Última hora

La semana de la moda de Milán, un desafío a la crisis

Leyendo ahora:

La semana de la moda de Milán, un desafío a la crisis

Tamaño de texto Aa Aa

Durante estas jornadas, Italia demuestra que lucir ropa de diseño supone un negocio floreciente, porque a pesar de que las ventas han caído en Europa, los países emergentes aprecian el Made in Italy.

El sector mueve el 4% del PIB italiano. Italia absorbe nada menos que una cuarta parte del volumen de negocios de la alta moda en toda Europa. Será el primer sector en salir de la crisis, aseguran en Milán.

Más cifras, el ramo de la confección y el diseño de moda se traduce en 57.000 empresas que dan trabajo a 650.000 personas.

Desde la pasarela milanesa, nuestra enviada Patricia Cardoso explica que “la industria de la moda italiana realiza la mitad de su facturación en esta semana, concretamente para la temporada otoño/invierno de este año. Un sector lucrativo, a pesar de la falsificación.”

Efectivamente la copia ilegal de la ropa italiana es una lacra que compromete la viabilidad de este negocio. Los piratas de la moda facturan 7.800 millones de euros anualmente, privando de impuestos a la hacienda italiana y de 7000 empleos a la economía del país transalpino.

Armando Branchini, analista del mercado, explica que “la falsificación es un negocio próspero. El 90% proviene de China. Hemos exigido un mayor control en las aduanas para evitar el ingreso de esos productos fraudulentos en los mercados italiano y comunitario.”

A pesar de las falsificaciones y la crisis, la alta constura italiana funciona muy bien y justifica que cada desfile, y hay centenares esta semana, cueste hasta 600.000 euros.