Última hora

Última hora

Irak: un país dividido en grupos étnicos y religiosos

Leyendo ahora:

Irak: un país dividido en grupos étnicos y religiosos

Tamaño de texto Aa Aa

Tres años después de la muerte de Sadam Hussein las tensiones internétnicas son todavía palpables en Irak.

En Aoudja, el pueblo natal de Sadam, de mayoría suní, sus habitantes se preparan para sus primeras elecciones legislativas puesto que esta comunidad boicoteó los primeros comicios que se celebraron tras la caída del dictador.

Munaf Ali Al Nada es líder de la tribu de Sadam y candidato en estas elecciones. “Hace cuatro años nadie participó en los comicios porque nadie estaba convencido del proceso político. ¿Cuál es la ventaja de votar por una lista cerrada o de votar por un número?”, dice.

Hace apenas un mes los suníes se manifestaron contra la decisión del gobierno, dominado por los chiíes, de anular varias candidaturas de personalidades de su comunidad acusadas de estar relacionadas con el antiguo partido de Sadam Hussein, el Parido Baas.

“Es responsabilidad de todos los líderes tribales reconstruir el país después de todo lo que ha pasado como resultado de la ocupación. Tendrían que pedir a la gente en sus zonas de influencia que voten para satisfacer una mínima parte de sus ambiciones”, explica un líder suní.

El país está dividido en tres grandes grupos étnicos y religiosos. Los chíies son mayoritarios, seguidos de los suníes y los kurdos. El voto también corresponde con la pertenencia a una comunidad como puede verse en los resultados de 2005. En la zona chií, el vencedor fue la lista de la Alianza de la Unidad iraquí. En la zona suní, el Frente de la Concordia iraquí y en el norte, la Alianza del Kurdistán.

La minoría kurda había sido la principal beneficiaria
de la ausencia de los suníes en 2005. Desde entonces, forman parte del gobierno con los chiíes.

“Los kurdos jugaran un papel esencial en la formación del próximo gobierno por ello pondremos nuestras condiciones si debemos unirnos a otros partidos para formar un nuevo ejecutivo”, afirma un candidato kurdo.

Entre esas condiciones se encuentra el control sobre el petróleo de la zona kurda, uno de los grandes puntos de fricción entre el gobierno semi autonómo kurdo y Bagdad.