Última hora

Última hora

Piden dimisión de un obispo irlandés por silenciar abusos

Leyendo ahora:

Piden dimisión de un obispo irlandés por silenciar abusos

Tamaño de texto Aa Aa

Los abusos sexuales silenciados por la Iglesia católica irlandesa podrían costarle el cargo al cardenal Séan Brady, que ha gozado de relaciones privilegiadas con la cúpula política irlandesa a lo largo de su carrera en la jerarquía católica hasta llegar a primado. Los hechos se remontan a 1975, cuando investigó el caso de un cura que no pasó a manos de la justicia hasta casi veinte años después.

“No lo cubrí”, explica el hoy cardenal, “yo creí a sus víctimas, obtuve pruebas y las presenté a mis superiores, que me dieron instrucciones que yo seguí. He reflexionado seriamente a las gestiones que se me encargaron y francamente, no creo que tenga que dimitir”.

Lo cierto es que Brady, entonces secretario del obispo, participó en dos reuniones en las que se pidió voto de silencio a los menores víctimas del padre Brendan Smyth, quien ejercitó en Belfast, Dublín y EEUU antes de ser encarcelado en 1994 por abusar de los niños a su cargo durante más de cuarenta años.

El fundador del grupo “Uno de cada cuatro” insiste en señalar que Brady estaba al corriente de los abusos, pero que “se limitó a pasar la información y no hacer nada más durante 18 años en los que él escalaba puestos en el seno de la Iglesia católica irlandesa y Smyth continuaba abusando y violando niños”.

El cardenal Séan Brady dice que sólo dimitirá si se lo pide el Papa Benedicto XVI. El escándalo por la connivencia entre la Iglesia católica irlandesa con el Estado para ocultar durante décadas los abusos cometidos en las parroquias de la diócesis de Dublín ha costado ya el cargo a cuatro altos clérigos irlandeses.