Última hora

Última hora

¿Atraviesan las relaciones entre EEUU e Israel una crisis de proporciones históricas?

Leyendo ahora:

¿Atraviesan las relaciones entre EEUU e Israel una crisis de proporciones históricas?

Tamaño de texto Aa Aa

Esto es lo que se preguntan todos los expertos desde que el pasado martes Joe Biden llegase una hora y media tarde a la cena con el primer ministro israelí para protestar contra el anuncio realizado ese mismo día sobre la construcción de nuevas viviendas para colonos judíos en Jerusalén Este.

El gobierno de Benjamin Nentanyahu intentó minimizar en las horas que siguieron el impacto del anuncio en plena visita de Biden asegurando que se trataba de una mera coincidencia. Pero unos días más tarde Tel Aviv descubriría la gravedad del incidente.

Hillary Clinton, Secretaria de Estado norteamericana, fue la encargada de expresar el descontento de la Casa Blanca.

“Ha sido un insulto. No sólo de cara al vide presidente Biden, que se encontraba en Israel para expresar un claro mensaje de compromiso con el proceso de paz y con el pueblo israelí. Ha sido también un insulto a Estados Unidos”, dijo.

Hillary Clinton pidió además al gobierno israelí una respuesta formal a las críticas estadounidenses sobre la construcción de 1,600 nuevas viviendas en Jerusalén Este. Esta fue la respuesta de Nentanyahu ayer en la Knesset: “a pesar las diferentes opiniones que existen en este Parlamento respecto a la solución de un estatus permanente, con unas fronteras permanentes, sobre lo que sí existe un total acuerdo es que en cualquier acuerdo de paz, esas zonas serán siempre parte de Israel”.

Nentanyahu explicaba así que Israel continuará construyendo viviendas para los colonos en Jerusalén Este. Para un experto de la Universidad Libre de Bruselas, no habrá consecuencias graves en las relaciones bilaterales. “Por supuesto habrá una negociación de alto nivel entre Hillary Clinton y Netanyahu para tratar este asunto. Pero creo que si Estados Unidos tuviese realmente la intención de parar la construcción de esa colonias entonces Washington tendría que tomar otro tipo de medidas más importantes contra Israel y no lo está haciendo”, afirma.

La crisis entre Estados Unidos e Israel podría ser por lo tanto simbólica y sin consecuencias graves para las relaciones entre los dos aliados históricos. Aún así, algunos analistas recuerdan que en 1975 Washington presionó a Israel hasta conseguir su retirada de la península del Sinaí.