Última hora

Última hora

Reunión en Argelia para luchar contra la amenaza terrorista

Leyendo ahora:

Reunión en Argelia para luchar contra la amenaza terrorista

Tamaño de texto Aa Aa

Los ministros de Exteriores de siete países africanos se han reunido este martes en Argelia para analizar la seguridad en la región del Sahel, al sur del Sáhara, y establecer un plan conjunto para luchar contra la amenaza de grupos de islamistas radicales pertenecientes a Al Qaeda.

“Debemos analizar la amenaza terrorista que ha evolucionado de manera peligrosa estableciendo múltiples conexiones, cada vez más fuertes, con el crimen organizado, el tráfico de droga y el de armas”, dijo el jefe de la diplomacia argelina durante la reunión.

En el punto de mira de los ministros de Argelia, Burkina Faso, el Chad, Libia, Mali, Mauritania y Níger se encuentra el grupo terrorista Al Qaeda para el Magreb Islámico cuyos orígenes se encuentran en los grupos terroristas argelinos de los años 90.

Nacidos en Argelia, hasta 28,000 combatientes llegaron a integrar las filas de estos grupos en la década de los noventa. 20 años más tarde, su influencia se ha extendido por los países vecinos y el número de combatientes se ha multiplicado por toda la región del Sahel.

En el origen, estos grupos se formaron como un movimiento de resistencia islámica al gobierno laico argelino. Su insurrección comenzó tras la anulación de la segunda vuelta de las elecciones en 1992 que el Frente Islámico de Salvación había ganado.

Estalla entonces una guerra civil en Argelia y el Grupo Islámico Armado siembra el terror en el país durante años. En 1998, una escisión del GIA dará lugar a la creación del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate.

Este nuevo grupo pasará a formar parte de Al Qaeda en 2006 y cambiará su nombre convirtiéndose en Al Qaeda para el Magreb Islámico.

Desde entonces serán más fuertes e influyentes que el GIA y contarán con el apoyo de la población puesto que continuarán la lucha contra el gobierno pero sin atacar a civiles.

Al menos a los locales puesto que su nuevo objetivo será atacar a ciudadanos extranjeros, incluída la ONU. Como lo demuestra el doble atentado de 2007 en Argel contra Naciones Unidas. Entre las 41 víctimas del ataque, 17 eran miembros de la ONU.

Además de los atentados, el grupo secuestrará a numerosos extranjeros en todos los países de la región consiguiendo así financiar el movimiento a través del pago de rescates.

Hasta ahora el grupo terrorista nunca ha perpetrado atentados en Europa o Estados Unidos, pero, ¿tienen la capacidad para ello?. Algunos expertos aseguran que las ramificaciones existen y que la amenaza debe ser tomada en serio.