Última hora

Última hora

Obama entra en la historia con la reforma de la sanidad

Leyendo ahora:

Obama entra en la historia con la reforma de la sanidad

Tamaño de texto Aa Aa

Ofrecer una cobertura médica a casi todos los estadounidenses y reducir, al mismo tiempo su coste, es la gran apuesta de Barack Obama.

En la actualidad, en Estados Unidos, el gobierno financia dos programas, MEDICARE Y MEDICAID que proveen atención médica, respectivamente, a los mayores de 65 años y a los más desfavorecidos.

El 58 % de la población dispone de seguro privado mientras que un 15% no tiene ningún tipo de cobertura.

Las cuotas exhorbitantes de muchos seguros privados no cubren, en ocasiones, todos los gastos, y muchos trabajadores con problemas económicos, pasan al Medicaid, si son lo suficientemente pobres, si no, dependen de la buena voluntad de las asociaciones benévolas.

Los estadounidenses se gastan más de dos billones de dólares en gastos de sanidad, el dieciseis por ciento del PIB.

La reforma proporcionará cobertura a 31 millones de ciudadanos más. Su financiación se calcula en 940.000 millones de dólares durante un periodo de diez años. Una cifra astronómica, pero con la ventaja de que- a largo plazo- recortará el déficit federal en 138 mil millones de dólares, según los cálculos de los asesores de la Casa Blanca.

Con la reforma, el Gobierno pretende poner freno al despilfarro y el abuso en el sistema de salud.

Está prevista la creación de un organismo que impondrá reglamentos más estrictos para las compañías de seguros. Se dará caza a las primas excesivas o a prácticas como la exclusión de personas con problemas médicos preexistentes o el abandono de la cobertura cuando alguien enferma.

La reforma preve nuevas cotizaciones para las rentas más altas y financiar así el sistema de pensiones. Cotizaciones impuestas, también, a las compañías farmacéuticas, que acusan a Washington de querer apoderarse de su industria.