Última hora

Última hora

Jerusalén, capital disputada

Leyendo ahora:

Jerusalén, capital disputada

Tamaño de texto Aa Aa

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu lanzó ayer un órdago a Estados Unidos defendiendo la construcción de nuevos asentamientos judíos en Jerusalén este.

“No se puede negar la conexión entre el pueblo judío y Jerusalén”, declaró en Nueva York en un encuentro organizado por el lobby pro-israelí estadounidense AIPAC.
“El pueblo judío construía Jerusalén hace 3.000 años, y está construyendo Jerusalén hoy día. Jerusalén no es un asentamiento, es nuestra capital”, añadió.

Pero también los palestinos aspiran a hacer de esta ciudad la capital de su futuro Estado.
Una posición que comparte la comunidad internacional, empezando por Estados Unidos.

Los palestinos argumentan que viven allí desde hace siglos y que Jerusalén alberga lugares santos para el islam, como la mezquita de Al Aqsa.

Pero es que además la posición de Netanyahu es contraria a las disposiciones internacionales.

En noviembre de 1947, la ONU adoptó una resolución que preveía dividir la Palestina bajo mandato británico en dos Estados vecinos: uno judío, y otro árabe.

Según el plan de Naciones Unidas, Jerusalén debía convertirse en zona bajo administración internacional.

Pero en 1949, Israel se hizo con el control de amplias zonas de lo que debía ser el Estado árabe, y con Jerusalén occidental.

La situación dio un vuelco en la Guerra de los Seis Días, cuando Israel ocupó Gaza y Cisjordania, y Jerusalén este.

En 1980, el Parlamento israelí adoptó una ley que declaró Jerusalén como capital eterna e indivisible de Israel.
El Consejo de Seguridad de la ONU respondió con la resolución 478, que declaraba nula la ley, razón por la que hoy día la comunidad internacional considera Jerusalén este como zona ocupada, y sus asentamientos judíos, ilegales.

Pese a ello, Israel sigue construyendo en la parte oriental de la ciudad, continuando lo que los palestinos denuncian como una política de judaización.