Última hora

Última hora

La fórmula británica

Leyendo ahora:

La fórmula británica

Tamaño de texto Aa Aa

Reducir el déficit público y estimular el crecimiento económico, es la ecuación elegida por el gobierno británico, a unas semanas de las elecciones, para ayudar al país a salir de la peor crisis de la postguerra.

El ministro de finanzas prevé reducir el déficit de cerca del 12% del PIB, actual, al 4% en 2014.
Para ello, se basa en un crecimiento que pasará del 1%, este año, al 3 o 3,5% a partir de 2011.

La reducción del déficit británico es clave para los inversores que temen que las agencias de calificación rebajen la nota a la deuda británica. Ésta deberá pasar del 54% del PIB al 75% en 2014, un mal necesario para crear empleos, ya que la tasa de paro se sitúa en el 7,8% de la población activa, tras una contracción del 6% de la economía británica.

La recesión queda atrás aunque la recuperación es lenta, por ello el gobierno considera que debe seguir gastando. También ha anunciado algún que otro regalo fiscal, como la supresión del impuesto por la compra de una primera vivienda cuyo valor no supere los 279.000 euros.

El plan presupuestario prevé la creación de un banco dotado con 2.300 millones de euros para apoyar a las industrias verdes, además, de otro paquete de 2.800 millones de euros con los que cuenta impulsar la innovación y la competitividad de las PIME.

Otra de las medidas clave anunciadas por el ministro británico del Tesoro atañe a los bancos nacionalizados, RBS Y Lloyds. Estas entidades pondrán a disposición de las PIME más de 100.000 millones de euros en concepto de préstamos.

Un presupuesto optimista que contempla, también, un paquete de ayudas para luchar contra la exclusión bancaria que debe permitir, a cerca de un millón de personas, abrir una cuenta corriente.