Última hora

Última hora

El escándalo de pedofilia en la Iglesia Católica siembra la indignación entre algunos fieles

Leyendo ahora:

El escándalo de pedofilia en la Iglesia Católica siembra la indignación entre algunos fieles

Tamaño de texto Aa Aa

El caso Murphy estalló tras la dimisión de monseñor John Magee, obispo de la diócesis de Cloyne, en Irlanda del Norte.
Magee, secretario privado de tres papas predecesores de Benedicto XVI, obstaculizó la investigación sobre denuncias de pedofilia en su diócesis.
Al aceptar ayer su dimisión el Vaticano rompió su política ancestral de encubrir los casos de pedofilia que ahora sacuden la iglesia católica.

Acusando recibo de la gravedad de los escándalos el papa envío una carta pastoral a los fieles irlandeses condenando estos actos y exhortando a los obispos a no ocultarlos. Toda una novedad para la Iglesia pero que llega demasiado tarde para este fiel. “Si lo hubiera hecho hace diez años explica refiríendose al Papa no hubiera tenido que pasar esto ahora porque lo hubieramos solucionado y olvidado”.

Este reproche ronda en la cabeza de los católicos: ¿Lo sabía el Papa? ¿Tenía conocimiento de estos crímenes cuando se produjeron, especialmente en Alemania?
Benedicto XVI era arzobispo de Munich entre 1977 y 1982 cuando un sacerdote pedófilo, que seguía trabajando con niños, fue acogido en 1980 en la diócesis del entoces cardenal Joseph Ratzinger

Y además están las acusaciones de abusos a los niños del coro de la catedral de Ratisbona cuyo director fue el hermano del Papa entre 1964 y 1994. Georg Ratzinger ha negado conocer los hechos.

Por último, el Papa tuvo que afrontar las consecuencias del escándalo de pedofilia que estalló en los Estados Unidos en 2001 cuando fue a ese país en 2008. Abogó por la reconciliación de la Iglesia.

Las diocesis responsables tuvieron que pagar más de dos mil millones de dólares a las víctimas. Pero para muchos católicos estadounidenses las heridas eran demasiado profundas.