Última hora

Última hora

Italia: el abstencionismo beneficia a la Liga Norte

Leyendo ahora:

Italia: el abstencionismo beneficia a la Liga Norte

Tamaño de texto Aa Aa

Catorce millones de electores italianos se abstuvieron de ir a votar.
O lo que es lo mismo, el abstencionismo ha crecido ocho puntos en estos últimos comicios respecto a las elecciones regionales de hace cinco años,
sin que el partido del primer ministro Silvio Berlusconi sea el único que se resiente, como parecían anunciar los sondeos.

También ha castigado al otro gran partido nacional, el Partido Democrático de centro izquierda liderado por Pier Luigi Bersani. Una novedad según los analistas.

“Hasta hace algunos años había una fuerte correlación entre el abstencionismo y un cierto tipo de electorado de derecha. Ahora los electores que deciden no acudir a las urnas y no pronunciarse en la lucha electoral son transversales. Ya no es posible distinguir una correlación clara”, explica un especialista en la cuestión.

Estar a mitad de mandato no ha pesado en contra del Ejecutivo de Berlusconi. Antes de los comicios, Il Cavaliere había asegurado que los resultados no provocarían grandes cambios en la configuración de su gabinete de Gobierno, que en todo caso sí refrendan en el cargo al controvertido y poderoso ministro de economía, Giulio Tremonti, enlace de Berlusconi con la Liga Norte al frente de la estratégica cartera de finanzas.

Lo que sí que cambiará con estos resultados es el equilibrio de las coaliciones que dominan el paisaje político italiano.

“Ha habido un reajuste interno en la relación de fuerzas que beneficia sobre todo a la Liga Norte, sobre todo en las regiones del norte del país respecto al PDL. Así que aumenta el peso y la capacidad de imponer las condiciones de la Liga Norte dentro de la coalición de Gobierno de centro derecha. En mucha menor medida, de modo menos claro de lo que podía esperarse, aumenta también la influencia de Italia de los valores, dentro de la coalición de centro-izquierda”, explica un analista.

Así queda dibujada la escena política para los próximos tres años de legislatura. Sin cita con las urnas en el horizonte hasta las generales de 2013.