Última hora

Última hora

El uso del velo integral, a debate en Europa

Leyendo ahora:

El uso del velo integral, a debate en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Si la propuesta de la Comisión Interior parlamentaria prospera, Bélgica podría convertirse en el primer país europeo que prohíbe el uso en público del velo integral islámico: el que oculta no sólo el cuerpo de la mujer, también su rostro.

Todos los miembros de la Comisión aprobaron, por unanimidad pues, el texto de la ley que propone multas de entre 15 y 25 euros así como una pena de prisión de entre uno y siete días a quien use en la calle o en edificios de carácter público este tipo de prendas, bajo argumentos de seguridad, de defensa de la dignidad de la mujer y de los principios democráticos.

El debate afecta también a otros países europeos. Francia, Italia, Holanda y Dinamarca se plantean legislar sobre la cuestión. Suiza y Austria ya han adelantado que se pronunciarán al respecto si aumenta el uso público del velo integral en su territorio.

En Francia, después de la prohibición del pañuelo islámico en las escuelas, Nicolás Sarkoyz había anunciado el año pasado en la Cámara parlamentaria que la próxima etapa sería prohibir el velo integral. “No podemos aceptar en nuestro país mujeres prisioneras detrás de una red, aisladas de cualquier tipo de actividad social, privadas de su propia identidad, no es ésa la idea que la República francesa tiene de la dignidad de la mujer”, explicaba ante los diputados.

Ayer mismo en Francia la máxima instancia administrativa del país, el Consejo de Estado, consideró que la prohibición general del velo integral islámico podría no ajustarse plenamente a la ley. Por eso, mientras que Francia se inclina por la prohibición “parcial” del velo integral, los parlamentarios belgas han evitado toda distinción entre el burka, que tapa el cuerpo y el rostro incluidos los ojos (ocultos tras una red) y el “niqab”, que precisamente sólo deja ver los ojos de la mujer. El burka es utilizado fundamentalmente en Afganistán, Pakistán e India. El “niqab” en Arabia Saudí, Yemen y el Reino de Bahrein.

Lo cierto es que el uso de este tipo de prenda es minoritario en Europa. Se calcula que sólo dos mil mujeres lo utilizan en Francia, pese a que la comunidad musulmana supera los cinco millones. Y la mayoría de las mujeres que lo llevan aseguran hacerlo por voluntad propia y de acuerdo a sus principios religiosos. Libertad individual o signo de sumisión, algunos países, como Italia, evitan la polémica aludiendo a cuestiones de seguridad sobre la pertinencia de llevar el rostro cubierto.