Última hora

Última hora

Los rebeldes chechenos reivindican el atentado

Leyendo ahora:

Los rebeldes chechenos reivindican el atentado

Tamaño de texto Aa Aa

Mientras Rusia empezaba a enterrar a las 39 víctimas del doble atentado en el metro de Moscú, el jefe rebelde checheno Doku Umarov se colgaba las medallas de la masacre.

El funeral del joven Maksim Mareyev fue uno de los primeros.

El jefe rebelde checheno, Doku Umarov, reivindicaba la autoría de la matanza, a través de la página web de su grupo, el “Emirato del Cáucaso”, y de un vídeo, en el que la define los atentados como una “venganza” por las operaciones rusas en el Cáucaso.

Umarov también promete que “llevará la guerra a las calles” rusas, y amenaza con nuevos ataques contra civiles. Razones para encender aún más los ánimos en Moscú, aún conmocionado por estas imágenes.

“Rusia no permitirá a los terroristas sembrar el pánico” respondía el presidente ruso. Para Dimitri Medvédev el “objetivo de los terroristas es desestabilizar el país, destruir la sociedad civil”.
“Todos estos atentados son eslabones de la misma cadena dijo, la expresión del terrorismo que hemos visto este último tiempo en el Cáucaso”.

Como para venir a corroborar el miedo al terrorismo que se instala en Rusia, otro doble atentado sacudía este miércoles la república de Daguestán, tan sólo 48 horas después del doble atentado de Moscú.

Ocurrió a primera hora en la ciudad de Kizliar, frente a una comisaría. Primero explotó un coche bomba, al paso de un vehículo policial. Y veinte minutos más tarde, cuando el lugar estaba atestado de agentes y servicios de emergencia, un suicida disfrazado de policía, hizo explotar otra carga. El resultado, 12 muertos, 9 de ellos policías, y una treintena de heridos.