Última hora

Última hora

Mea culpa

Leyendo ahora:

Mea culpa

Tamaño de texto Aa Aa

Los casos de abusos sexuales se extienden como una mancha de aceite sobre la Iglesia Católica que aprovechó la vigilia de este Jueves Santo para pedir perdón.

En Viena, la Catedral de San Esteban acogió a religiosos y víctimas que hablaron de sus miedos en una ceremonia promovida por “Somos Iglesia”, entidad crítica con el Vaticano.

El máximo responsable de la Iglesia Católica austriaca reconocía unos pecados que han dado lugar a 566 denuncias.

“Confesamos que hemos manchado y traicionado el nombre de Dios, que es amor. Algunos de nosotros hablamos del amor de Dios, e hicimos daño a los que necesitaban más protección”, dijo el cardenal, Christoph Schönborn.

También la Conferencia Episcopal suiza ha hecho propósito de enmienda y estudiará en su próximo pleno la posibilidad de crear un registro, una lista negra de curas pederastas.

El presidente de los obispos suizos, titular de la diócesis de Sión, invitó a los culpables a ponerse en manos de la justicia.

“Tenemos que admitir con humildad que subestimamos el alcance de la situación. Las diócesis y las órdenes religiosas hemos cometido errores. Y pedimos perdón por estos errores”, explicó el obispo Norbert Brunner.

Por su parte el Papa Benedicto XVI, considera que estos casos, son una prueba “para él y para toda la Iglesia”, según el portavoz del Vaticano.

Gran parte de la jerarquía eclesiástica exige transparencia, y algunas comunidades católicas acusan al Sumo Pontífice de cerrar los ojos.