Última hora

Última hora

Medvedev: "Hay que castigar"

Leyendo ahora:

Medvedev: "Hay que castigar"

Tamaño de texto Aa Aa

A quién y cómo, esa es una estrategia que el presidente ruso no ha desvelado en su visita sorpresa, este jueves, al Cáucaso norte, región de la que, según las investigaciones proceden no sólo las kamikazes sino los cerebros de los atentados de Moscú.

Dimitri Medvedev ha dicho a los líderes de Daguestán, Ingushetia y Chechenia que “necesita más poder, al igual que los países golpeados por el terrorismo, para utilizarlo en la lucha contra el terror. Los métodos que debemos utilizar, no sólo nosotros, deben ser extendidos, para que sean no sólo más eficaces, sino más contundentes.”

Instalar gobiernos regionales afines no ha servido para pacificar las regiones del Caúcaso norte donde se multiplican los atentados. El último, un doble atentado en Daguestán que causó, el jueves, una decena de muertos, podría haber sido planeado por los miembros del mismo grupo al que pertenecían los cerebros de los atentados del lunes en la capital moscovita.

39 muertos y el temor a nuevos atentados han enfurecido al Kremlin que no ha esperado el final de los funerales para actuar.

El castigo no tardará en llegar ha prometido Medvedev, aunque sólo será una batalla más de una guerra que, según el líder rebelde Dokú Umárov que ha reivindicado la autoría de los atentados, ya ha comenzado.

Umárov aseguró que se trató de un acto de venganza por una operación de las fuerzas rusas el pasado 11 de febrero en Ingusetia, “una carnicería” en la que murieron un grupo de civiles que recogían para vender ajo silvestre.

Las autoridades afirman que aquel día cuatro civiles cayeron bajo el fuego cruzado entre fuerzas especiales y un grupo rebelde, pero los habitantes denuncian que los muertos fueron muchos más, tenían huellas de tortura y algunos fueron degollados con arma blanca.