Última hora

Última hora

Casa a la venta, pero sólo para flamencos

Leyendo ahora:

Casa a la venta, pero sólo para flamencos

Tamaño de texto Aa Aa

Algunos municipios que rodean Bruselas, pero ubicados en la región de Flandes, han acordado con las inmobiliarias de la zona impedir a los francófonos el acceso a las viviendas en venta.

Una iniciativa con la que pretenden conservar el carácter flamenco de estas localidades, a caballo entre el norte de habla neerlandesa, el sur francófono y la bilingüe Bruselas. El alcalde de Vilvorde no tiene problemas para reconocerlo: “pedimos a las constructoras que nos den información sobre los compradores, así podemos estimular que se hable más neerlandés”.

Dos comunidades lingüísticas enfrentadas: flamencos en el norte, valones en el sur. Y ahora una discriminación desde la administración que toma partido en los municipios de Overijse o Gooik, cuyo primer edil explica su punto de vista.

“Nos hemos puesto de acuerdo, sí, para saber quienes son las personas que quieren comprar aquí, saber de donde vienen, donden vivían, y de dónde son originarias. Así podemos potenciar su integración, si están dispuestos a ello”, dice.

En 2007, el Ayuntamiento de Zaventem, también en la periferia de Bruselas, decidió imponer como condición sine qua non a quien quiesiera comprar terrenos municipales que hablara flamenco o se apuntara a un cursillo para aprenderlo. Y así bajo este requisito, puso a la venta 76 parcelas.
El concejal de Urbanismo utilizaba también la integración como argumento.

Intentamos, con esta medida, que la gente que viene a vivir en Flandes aprenda el neerlandés, que si no lo hablan lo intenten porque la lengua es un factor de integración”.

El pulso entre francófonos y flamencos-neerlandófonos se hace especialmente virulento en los municipios flamencos de mayoría francófona.
Los alcaldes de habla francesa de tres localidades ubicadas, siempre en los suburbios de la capital belga, elegidos por sufragio universal en el 2006 no han podido aún ser nombrados en el cargo. Se lo impide un decreto del Gobierno regional de Flandes como castigo por haber hecho campaña electoral en francés. El idioma que hablan la mayoría de sus electores.