Última hora

Última hora

Chocar a la velocidad de la luz

Leyendo ahora:

Chocar a la velocidad de la luz

Tamaño de texto Aa Aa

Es día de fiesta en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas, cerca de Ginebra. Miles de físicos de todo el mundo llevan dos décadas esperando este momento, las primeras colisiones de partículas en condiciones de energía que ya no existen en nuestro universo. Ahora, deberán estudiarlas para profundizar en el conocimiento de las leyes básicas de la materia.

“Para ser francos, esperábamos que ocurriera algo, un descubrimiento por segundo. Nos ha sorprendido ver que hemos llegado a un nivel de 100 hertz, lo que significa 100 acontecimientos por segundo. Ha habido pocos elementos perturbadores, al contrario, hemos obtenido resultados explotables de inmediato. Hablamos de física en estado puro, por primera vez nos adentramos en territorios desconocidos”, explica el portavoz del CMS, Guido Tonelli.

El LHC ha batido un récord al acelerar dos finísimos haces de protones a la energía de 7 teraelectronvoltios, casi la velocidad de la luz. El acelerador los hace circular en sentido opuesto para provocar su choque en el centro de sus cuatro detectores donde se registra una temperatura 100.000 veces superior a la del Sol. Los haces recorren 11.245 veces por segundo los 27 kilómetros de circunferencia del acelerador.

“El hecho de registrar los primeros choques a la energía de 7 teraelectronvoltios es fantástico. Y es sólo el principio. Nos queda mucho camino por recorrer para comprender esta nueva región de la materia. Con suerte, en unos cuantos meses, podremos inaugurar una nueva etapa de la física moderna”, continúa Tonelli.

Una aventura con la que se trata de recrear las condiciones de energía que existieron en el origen del universo y con la que se sueña poder resolver, algún día, misterios como el de la materia oscura o el del bosón de Higgs.