Última hora

Última hora

Conmoción en Sudáfrica tras el asesinato de Terreblanche

Leyendo ahora:

Conmoción en Sudáfrica tras el asesinato de Terreblanche

Tamaño de texto Aa Aa

El asesinato del líder supremacista blanco sudafricano Eugene Terreblanche ha disparado las tensiones raciales en Sudáfrica.

Aunque el Gobierno y la policía apuntan a que se trató de un disputa laboral que concluyó con la muerte de Terreblanche, a machetazos y en su propia cama, el miedo a lo que pueda desencadenar mantiene el país en vilo.

El Movimiento de Resistencia Afrikáner, partido que lideraba, ya ha anunciado que, apenas concluya el funeral de Terreblanche, le vengará.

Desde el final del apartheid, tres mil granjeros blancos han sido asesinados. Cuatro en lo que va de año.

“Es hora de poner fin a este tipo de crímenes”, explica una activista en defensa de los derechos de las minorías, “así como a otros crímenes que desgraciadamente son moneda corriente. Asistimos a una polarización de la sociedad sudafricana y la actitud de Julius Malema no hace sino agravar la situación”.

Si el ultraderechista Terreblanche era un férreo defensor del sistema de segregación racial, el líder juvenil Julius Malema entona, en sus actos públicos, un himno del periodo del apartheid que dice, literalmente “matar a los boer. Matar a los granjeros”. Condenado recientemente por promover un discurso de odio pero también jaleado por el partido gobernante como un posible presidente del país en el futuro, desde las filas del Congreso Nacional Africano se le defiende. “No hay una relación probada entre el asesinato de Terreblanche y una canción”, dice un exponente del partido, “y no se debería confundir a la opinión pública con más elementos sobre lo que posiblemente haya sido un banal crimen”.

El presidiente sudafricano, Jacob Zuma, y la líder de la posición, Helen Zille, han pedido la calma a la población para evitar un estallido de violencia. Que, de producirse, pondría en entredicho los llamamientos a la tolerancia hechos durante décadas precisamente a sólo dos meses antes del inicio del Mundial de fútbol 2010, el evento internacional más importante en la historia del país.

Calificado por su variedad racial como “le país del arco iris, Sudáfrica es también el país hacia el que se dirige la emigración de países vecinos, como Zimbaue. Y el país con uno de los mayores índices de delincuencia del mundo, una mayoría negra que tenen el poder político y una minoría blanca que controla la economía.