Última hora

Última hora

Tensa calma en Kirguistán donde la oposición ha creado un gobierno provisional

Leyendo ahora:

Tensa calma en Kirguistán donde la oposición ha creado un gobierno provisional

Tamaño de texto Aa Aa

Las huellas de la batalla librada ayer en las calles de Biskek, que se saldó con decenas de víctimas, todavía son visibles frente al Palacio Presidencial.

Aunque reconoce que ya no controla el país, el derrocado presidente, Kurmanbek Bakíev, ha asegurado que no dimitirá.

El nuevo gobierno popular ha responsabilizado a las autoridades del derramamiento de sangre vivido ayer.

Alrededor de 100 fallecidos, según la oposición, aunque el ministerio de Sanidad sólo confirmó 40 muertes.

“La administración de Bakíev está corrompida- asegura este ciudadano- El gobierno criminal ha robado a su propio pueblo. Por eso, el mismo pueblo empezó esta protesta. Nadie les dijo que lo hicieran, lo hicieron ellos mismo y tomaron el poder con la ayuda de la oposición”

El descontento social también se tradujo ayer en saqueos en un país en el que más de cinco millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza.

El nuevo gobierno ha reconocido que las regiones de Och y Jalal- Abad, permanecen fuera de su control.

Una división que preocupa más allá de las fronteras de Kirguistán.

Rusia y Estados Unidos mantienen bases militares en el país. La base estadounidense de Manás es clave para Washington ya que desde allí aprovisiona a sus tropas en Afganistán.

Desde su refugio en Jalal-Abad, el derrocado presidente Bakíev ha pedido a la comunidad internacional que preste especial atención a la crítica situación que vive el país.

“Como presidente no he renunciado ni renunciaré a mis facultades, aunque no puedo influir en la situación de la república”, reconocía.