Última hora

Última hora

Benedicto XVI recomendó en 1985 no apartar a un sacerdote californiano condenado por pederastia

Leyendo ahora:

Benedicto XVI recomendó en 1985 no apartar a un sacerdote californiano condenado por pederastia

Tamaño de texto Aa Aa

En una misiva enviada cuando todavía era director de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Joseph Ratzinger aconsejaba pensar en la protección de la “Iglesia Universal” y no expulsar al religioso, a pesar de que en 1978 había sido declarado culpable de molestar a dos chicos.

El caso de Stephen Kiesle, condenado a tres años de libertad vigilada, fue comunicado en 1981 a Ratzinger por el entonces obispo de Oakland, John Cummins. El futuro papa reconocía en la carta la gravedad del asunto pero abogaba por una evaluación meticulosa antes de actuar.

“Todo funcionaba despacio, desde luego. El cardenal Ratzinger, cuando todo el caso de Kiesle empezó, todavía no estaba al tanto. Cuando avanzó supongo que siguió la doctrina del papa Juan Pablo II de tomarse su tiempo con estos asuntos. Entonces nadie salía del sacerdocio sin más”, reconocía Cummins.

El abogado de algunas de las víctimas de Kiesle apunta a la gravedad de las palabras de Ratzinger.

“Su mayor preocupación era proteger a la iglesia de cualquier escándalo. El escándalo era considerado como un pecado”, señalaba Irwin Zalkin.

Kiesle fue finalmente apartado en 1987, aunque fue condenado en 2002 y 2004 también por abusos cometidos, eso sí, tras su expulsión de la Iglesia.