Última hora

Última hora

Carrera contrarreloj de los servicios de rescate chinos desplazados a Qinghai

Leyendo ahora:

Carrera contrarreloj de los servicios de rescate chinos desplazados a Qinghai

Tamaño de texto Aa Aa

El terremoto de 7,1 grados registrado ayer en esta provincia ha sepultado a centenares de vecinos bajo los escombros.

Más de 600 personas han muerto en el seísmo. Los heridos superan el millar. Pero los esfuerzos de soldados, bomberos y civiles se han visto recompensados con el rescate de cerca de 1.000 personas.

En Yushu, epicentro del terremoto, el 85 por ciento de los edificios se han venido abajo. Entre ellos, muchos colegios.

Las autoridades chinas han advertido de que las próximas horas son cruciales para poder rescatar a más gente con vida.

“Durante las labores de rescate hemos tenido que atar fuerte las piernas de esta mujer porque la sangre está bombeando constantemente y sus piernas estaban aplastadas por un tronco- explica un miembro de los servicios de rescate- Si no le hubiésemos atado las piernas al sacarla, entonces la sangre habría vuelto de golpe al corazón y probablemente habría muerto inmediatamente”.

La provincia china de Qinghai, vecina al Tíbet, se encuentra a 4.000 metros de altitud. Las bajas temperaturas, los fuertes vientos y las malas comunicaciones están dificultando las labores de rescate.

Cerca de 100.000 personas se han quedado sin casa y han tenido que pasar la noche a la intemperie, soportando temperaturas mínimas de 2 grados centígrados.

El Gobierno chino ha anuniado en envío de una ayuda valorada en 15 millones de euros.