Última hora

Última hora

Monjes budistas y soldados chinos buscan juntos supervivientes en Qinghai

Leyendo ahora:

Monjes budistas y soldados chinos buscan juntos supervivientes en Qinghai

Tamaño de texto Aa Aa

Monjes budistas y miembros del ejército chino trabajando juntos para encontrar supervivientes. No es una imagen habitual. Cuarenta y ocho horas después del terremoto que ha asolado la región china de Quinghai, los equipos de rescate continúan trabajando contra el reloj, aunque las esperanzas de encontrar gente con vida bajo los escombros se evaporan a medida que pasan las horas.

El número oficial de víctimas se eleva a 760. Hay casi 250 personas desaparecidas y casi 11.500 heridos en los hospitales de campaña.

Los accesos terrestres a esta zona montañosa, situada en la región del Tíbet, han quedado destruidos y los cargamentos de ayuda humanitaria encuentran muchos problemas para llegar a su destino. Es la peor catástrofe que natural que sufre China desde el terremoto de Sichuan, en 2008.

El primer ministro, Wen Jibao, ha prometido redoblar los esfuerzos sobre el terreno. Y el presidente Hu Jintao ha vuelto de Brasil precipitadamente para entrevistarse con la célula de crisis. El riesgo de fuertes réplicas es elevado, según los sismólogos. Se calcula que más de 80.000 personas se han quedado sin hogar. Muchos de ellos ni siquiera tienen sitio en los campamentos instalados para acogerlos.