Última hora

Última hora

Analizan dos esqueletos de homínidos con una nueva tecnología

Leyendo ahora:

Analizan dos esqueletos de homínidos con una nueva tecnología

Tamaño de texto Aa Aa

Los científicos han anunciado hace poco el descubrimiento en Sudáfrica de dos esqueletos de homínidos que vivieron hace casi 2 millones de años.
Hasta el momento son los fósiles encontrados en mejor estado de preservación. Podría tratarse de una especie desconocida de homínido. .
Tenían los huesos de las caderas desarrollados, piernas largas que les permitían caminar como humanos y brazos largos como un mono.

El paleontólogo Lee Berger de Johannesburgo, reunió parte de los esqueletos y los trajo al sincrotrón de Grenoble en Francia. Dónde han sido analizados con una máquina de microtomografía de rayos X.

Un sincrotrón es un acelerador de partículas cargadas. Se aceleran alrededor de una trayectoria circular fija por un campo eléctrico y se mantienen en su camino por el campo magnético creciente que se crea.

El sincrotrón permite a los científicos visualizar, literalmente, el interior de un bloque de fósiles, a veces hasta la escala de un micrón, sin romperlo. Con contraste, sensibilidad y resolución muy superiores a los ofrecidos por las máquinas convencionales de rayos-X.
Los haces de rayos X de un sincrotrón son un billón de veces más intensos que los de una máquina de rayos X del hospital.
Esta técnica permite no tallar por completo el cráneo, un procedimiento que se ha utilizado con otros cráneos de homínidos en el pasado.
El uso de esta tecnología de sincrotrón de rayos X para estudiar los fósiles, se ha desarrollado en Grenoble por el paleontólogo francés Paul Tafforeau.
De esta manera, los científicos puden obtener datos claros, incluso de las partes más pequeñas de los huesos.

“Lo que tenemos aquí es el escáner con la resolución más alta que se puede hacer de un objeto de este tamaño en todo el mundo.
Se trata de un cráneo fósil de una nueva especie de antepasado humano de Sudáfrica de hace alrededor de 1,9 millones de años.
Y lo que va a hacer es permitirnos observar la morfología interna, la edad de la muerte y estructuras que no podemos ni siquiera imaginar. Es algo sin precedentes en la historia de la paleontología.”

Uno de los aspectos clave del análisis ha sido el estudio detallado de los dientes del fósil.
De hecho, el estudio de sus líneas de crecimiento interno y la estructura nos podría dar la edad exacta con la que murió el individuo, y la comparación de su verdadera edad y su nivel de desarrollo, equivalente a 13 años.

El profesor Lee Berger decidió impulsar la investigación aún más usando los rayos X del sincrotrón, para examinar posibles restos de partes blandas del cuerpo que normalmente no fosilizan.

El análisis de los terabytes de datos no han hecho más que empezar, pero la visualización preliminar del cráneo completo muestra ya detalles intrigantes.

Entre ellos se encuentran los huevos fosilizados de insectos cuyas larvas podrían haberse alimentado de la carne de los homínidos después de la muerte. Los investigadores también han observado una zona que podría ser un resto del cerebro después de su descomposición bacteriana.

Los investigadores esperan que el sincrotrón nos pueda dar datos que antes eran imposible de conseguir acerca de nuestro pariente lejano, y así poder descubrir más sobre la transición del mono al ser humano.