Última hora

Última hora

Las tropas alemanas empantanadas en el avispero afgano

Leyendo ahora:

Las tropas alemanas empantanadas en el avispero afgano

Tamaño de texto Aa Aa

La opinión pública alemana no rechaza la campaña de Afganistán sólo por los soldados caídos.

También por los errores de su ejército como la matanza de más de 140 civiles en Kunduz, que provocó un escándalo que costó el cargo al ex ministro de Defensa y ministro de Trabajo o al jefe del Estado Mayor.

Las recientes muertes de soldados han sido sólo la gota que ha colmado el vaso para los alemanes que, con 4.500 efectivos, son el tercer país que más tropas aporta a la larga campaña afgana.

Desde su despliegue en 2002, han muerto cerca de medio centenar de soldados alemanes.

Un equipo de euronews ha viajado a la región en la que trabaja el Ejército alemán.

Desde Kabul, los reporteros viajan con el Ejército alemán hasta Mazar i Sharif en un vuelo militar.

El viaje continúa por carretera hasta Kunduz, la región en la que se produjo la matanza del pasado septiembre, la misma en la que han muerto los soldados alemanes.

Aquí los militares se ocupan de la reconstrucción y del adiestramiento de las tropas afganas.

Aseguran que la falta de competencia y en ocasiones la corrupción no les facilita la tarea.

“Tenemos que rebajar las expectativas. No podemos esperar tener oficiales tan buenos en Afganistán como en Alemania” decía un oficial germano que prefería no dar su nombre.

Nada es simple en el avispero afgano. Hace apenas diez días, el presidente Hamid Karzai volvió a tender una mano al diálogo con los talibanes, recordano a los insurgentes que las tropas extranjeras no dejarán el país mientras continúe la violencia.

Es quizás una de las soluciones al conflicto, pero es una opción que irrita al mando de las tropas de la OTAN, en un momento en el que Estados Unidos apuesta por un aumento del número de efectivos