Última hora

Última hora

"Tenemos el partido laborista menos divido en tres generaciones", asegura David Miliband, ministro británico de Asuntos Exteriores

Leyendo ahora:

"Tenemos el partido laborista menos divido en tres generaciones", asegura David Miliband, ministro británico de Asuntos Exteriores

Tamaño de texto Aa Aa

No falta mucho para las elecciones británicas. La batalla es cada vez más intensa, probablemente la más disputada en décadas. Los últimos sondeos sugieren que ni los laboristas, ni los conservadores lograrán la mayoría absoluta que precisan para gobernar el país. Tendrán pues que buscar un compañero de coalición. ¿Qué posibilidades tienen los laboristas de ser reelegidos? Al respecto euronews (Seamus Kearney) entrevista en Londres al secretario del Foreign Office, David Miliband.
 
P:
Sr Miliband, ¿qué le ha pasado a la estrategia de los laboristas que no logran atraer con fuerza al electorado? ¿En qué consiste esa estrategia?
 
R:
Nos ratificamos en nuestro programa electoral en el que queremos ofrecer una visión positiva del futuro de Gran Bretaña basada en dos prioridades: primero garantizar la recuperación, incentivarla porque aún es frágil, y avanzar con las decisiones acertadas que tomamos en los últimos dos años. En segundo lugar, queremos reforzar y reformar el servicio público para reducir la criminalidad y permitir que el Reino Unido tenga una voz fuerte en el mundo. Esa oferta dual, impulsar la recuperación y renovar el país, forma la estrategia laborista y la seguiremos hagan lo hagan los otros partidos.
 
P:
Sin embargo no han logrado subir en los sondeos.
 
R:
Creo que sólo hay una encuesta que sirve, la que se hace el día de las elecciones. Creo que la campaña acaba de comenzar, pero también pienso que los laboristas continuaremos nuestra estrategia. Tenemos claro lo que queremos combatir y lo que queremos crear para nuestro país. Esa es la principal diferencia con nuestros advesarios.
 
P:
Hablando de recuperación, usted dijo a la prensa que si la recesión ha sido peor se debe a que Gordon Brown gastó más de la cuenta antes de 2007.
 
R:
No, para ser sinceros no se ha afirmado tal cosa. Más bien el premier ministro desafío la sabiduría popular, desafío el punto de vista de la oposición y tomó decisiones audaces en septiembre y octubre de 2008 que salvaron la economía. Sin esa intervención, los ciudadanos tal vez no podrían haber sacado dinero de los cajeros automáticos.
 
P: 
Sin embargo, la deuda colosal antes del 2007, ¿ no cree que alarga la recesión ? 
 
R:
No, no habrá una deuda colosal. Hay que hablar con propiedad. El Reino Unido tiene una de las deudas públicas más bajas del G7, de las más bajas de toda Europa, porque el gobierno ya redujo ese pasivo en años anteriores. Es cierto que ha subido debido a toda una serie de situaciones, pero tengo que decir que la deuda es inferior a la que soportan Alemania, Francia y Estados Unidos. 
 
P:
Algunos podrían decir a los laboristas: en trece años han tenido tiempo para resolver los problemas económicos, sociales y políticos. Pero han fallado, es tiempo de cambiar de rumbo político.
 
R:
Mire no es así. Gran Bretaña es un país más rico que en 1997. Nuestros servicios públicos son mejores, la criminalidad ha bajado y el Reino Unido es también más fuerte en el mundo, si nos comparamos con la situación marginal que ocupabamos en Europa en 1997. No estamos satisfechos. Estamos orgullosos de los cambios que ha hecho este país, pero no es suficiente. Por eso la gente se fija en nuestro programa y percibe lo que los laboristas pueden mejorar el futuro, al asegurar los servicios públicos, al reforzar la sociedad civil y al luchar por una sociedad más justa.
 
P:
Hemos visto mucha división en su partido, con desafíos al liderazgo de Gordon Brown. ¿Creerá el público que son ahora una gran familia lista para gobernar? 
 
R:
Tenemos el partido laborista  menos dividido ideológicamente en dos o tres generaciones. Es un partido que ha cerrado filas en torno a su líder, a su programa. Creo que este mensaje se ha comunicado claramente. La gente sabe que poseemos la fortaleza y los valores para tomar las decisiones más difíciles para la economía. También tenemos la visión de una sociedad justa.
 
P:
Y la gente tal vez quiere un cambio. ¿Qué respuesta ofrece usted?
 
R:
¿Cambiar hacia dónde? Si cambiamos es para mejorar las cosas, no para retrasar el reloj. Creo que es muy importante saber que no se trata de elegir entre cambiar o no cambiar, sino qué tipo de cambio queremos. ¿Quieren regresar a políticas económicas que fallaron en los 80 con los conservadores?. ¿Quieren que Gran Bretaña vuelva a ser débil y aislada en el mundo?. No creo que los británicos quieran eso. Desean cambio para mejorar y por eso les decimos que hay que invertir en los diferentes sectores económicos. 
 
P:
¿Qué me dice del liderazgo de Gordon Brown? Mucha gente en su partido dice que deberían sustituirlo… 
 
R:
Esto no lo puedo aceptar. El primer ministro ha sabido dirigir el país con acierto en los últimos tres años. Ha demostrado tener valores y responsabilidad en los momentos más difíciles y ha demostrado su competencia en las grandes cuestiones, en fuerte contraste con la oposición. 
 
P:
Pero ha habido planes para expulsarlo, para sustituirle…
 
R:
No, lo siento. No puedo aceptar eso. Tenemos una plataforma y un liderazgo claros.
 
P:
Pero su nivel en las encuestas ha caído en relación a los otros partidos. ¿los laboristas habrían avanzado más si Gordon Brown hubiera sido sustituido hace un año?
 
R:
No es verdad. Mire esta elección es sobre el futuro de un país. Los laboristas son muy claros sobre el liderazgo y la plataforma política sobre la que se sitúan. La gente tiene opciones bien claras.
 
P:
Pero muchas de las promesas de los laboristas sobre reforma electoral por ejemplo han tenido 13 años, y es ahora que hablan de ello, justo antes de las elecciones…
 
R:
Hemos aplicado muchas reformas. Precisamente es antes de las elecciones que se prepara un programa para el próximo parlamento.
 
P:
Pero no ha habido suficientes reformas…
 
R: 
Creo que es justo lo que se ha hecho y así debemos continuar. Por eso estamos orgullosos pero no satisfechos. La reforma política necesita avanzar, tiene que penetrar en la raíz de los problemas. Sorprenderá por ejemplo a muchos televidentes extranjeros: tenemos en la Cámara de los Lores nada menos que 92 miembros hereditarios. 
 
P:
¿Por qué no se cambió eso hace 10 años? 
 
R:
Porque los conservadores nos bloquearon en la Cámara de los Lores. O sea la reforma constitucional se realiza en ambas cámaras del Parlamento. Así que tendría que preguntarles a ellos, por qué votaron en contra de la reforma.  Nosotros tenemos claro que deberíamos tener una Cámara de los Lores de elección directa, debería ser más pequeña y permitir así que el Reino Unido ingrese en el siglo XXI.
 
P:
Escándalos sexuales por ejemplo. La desilusión con los políticos en el Reino Unido es muy grande. ¿Han abordado ese problema los laboristas?  
 
R:
Bueno creo que eso se ha reflejado en todos los partidos. Después de todo el gobierno no regula el Parlamento. Es verdad que hay mucha desilusión, mucho escepticismo, pero tenemos que superar eso dialogando con los votantes sobre los grandes temas, sobre los desafíos que afronta el país.
 
P:
¿Cuál es la situación con los Liberales Demócratas? Resulta muy confuso para los votantes. Gordon Brown parece que los apoya, como dijo recientemente, al mismo tiempo los critica… 
 
R:
Nosotros nos presentamos con una plataforma única, con un positivo programa electoral. Naturalmente hay diferencias con otros partidos. La verdad es que habrá o un gobierno laborista o un gobierno Tory tras las elecciones. La gente que tiene que escoger entre laboristas y conservadores. 
 
P:
¿Pero tal vez necesiten a los liberales demócratas tras los comicios? 
 
R:
Estamos luchando para mantener cada escaño que poseemos, lo cual nos daría una mayoría en el Parlamento. Sería un flaco servicio a los votantes el ignorar ciertos asuntos fundamentales. 
 
P:
Pero estos gestos hacia los Liberales Demócratas. ¿Podría ser un juego arriesgado para los laboristas?, porque los votos que pierdan irán a los liberales o a los conservadores…
 
R:
Lo siento no hacemos gestos arriesgados hacia nadie. Hemos diseñado nuestra plataforma electoral y es muy clara. Hemos explicado las decisiones que tomamos y anunciado las que adoptaremos. 
 
P: 
¿Podrían trabajar los Liberales Demócratas si hubiera una coalición tras los comicios? 
 
R:
Apuntamos hacia un gobierno laborista mayoritario. 
 
P:
Por supuesto, pero si en el Parlamento no hay mayoría absoluta…
 
R:
Se lo ruego por favor. En este momento de gran cinismo y escepticismo sobre la política, quienes encienden esas polémicas son aquellos que se divierten jugando a hacer preguntas hipotéticas sobre qué es lo que va a hacer y con quién, después de que la gente haya votado. Dediquemos nuestro tiempo a hablar de lo que debería votar la gente. 
 
P:
Pero, ¿usted deberá estar pensando en eso?
 
R:
No. Estoy pensando en cómo deberíamos estimular la recuperación, cómo deberíamos mejorar nuestro sistema educativo, como reformar el sistema nacional de salud.
Como ministro de Exteriores cómo hacemos que el Reino Unido sea más fuerte e influyente en el mundo. No voy a gastar mi tiempo hablando de los Liberales Demócratas, hablaré de Gran Bretaña.