Última hora

Última hora

Bélgica no ve una salida a la crisis política

Leyendo ahora:

Bélgica no ve una salida a la crisis política

Tamaño de texto Aa Aa

La prensa belga ha sido incapaz de arrancar una palabra a Yves Leterme, cuya dimisión como primer ministro belga fue aceptada ayer por el rey Alberto II. El líder democristiano flamenco renunció al cargo tras el portazo dado por los liberales flamencos a la coalición gubernamental la semana pasada. Es la tercera vez que lo hace en lo que va de legislatura.

La crisis tiene su origen en el desacuerdo sobre el estatuto lingüístico de varios municipios de la periferia de Bruselas. Pertenecen a Flandes, pero están habitados por una mayoría valona que goza de privilegios electorales. La Corte Constitucional ha ordenado modificar el sistema, pero flamencos y valones no se ponen de acuerdo en cómo hacerlo.

“Tenemos un problema de conformidad constitucional”, explica la diputada democristiana flamenca Marianne Thyssen. “No se pueden convocar elecciones mientras la ley no se ajuste a la Constitución. Necesitamos una nueva ley”, concluye.

Junto a la convocatoria de elecciones anticipadas se baraja la posibilidad de formar un gobierno de salvación nacional: “Puede ser que haga falta salir de los estándares de siempre y buscar una salida más creativa comentaba una ciudadana. Creo que al final habrá un consenso a la belga y un compromiso. Espero y deseo que se llegue a un acuerdo lo antes posible”.

La crisis ha exacerbado el sentimiento independentista de muchos diputados flamencos, que han llegado incluso a cantar su himno en el parlamento nacional.