Última hora

Última hora

Los azotes tienen los días contados

Leyendo ahora:

Los azotes tienen los días contados

Tamaño de texto Aa Aa

o al menos, es lo que espera el Consejo de Europa.

La organización pan-europea pro derechos humanos quiere que todo castigo corporal a los niños quede definitivamente prohibido. Es el caso ya en veinte de los cuarenta y siete países que pertenecen al Consejo. En éstos está prohibido, incluso en casa. Aunque en la práctica, esta mujer dice que “un azotillo de vez en cuando no viene mal”. Y este señor comenta que “con cinco años, un azote puede poner las cosas en su sitio”.

Error, claman algunos psicólogos que ponen como ejemplo el caso de Suecia, primer país en prohibir los azotes hace treinta años. Antes de la ley más de la mitad de los suecos eran pro-azotes, hoy no llegan al diez por ciento.

Elisabeth Dahlin, de la ONG “Save the children” compara la prohibición de los azotes “con la obligación de llevar puesto el cinturón de seguridad. En cuanto se establece el marco legal, más pronto o más tarde la mentalidad de la gente cambia”, dice.

Según un estudo publicado recientemente en una revista norteamericana de pedriatría, los niños que reciben frecuentemente azotes con tres años, son más violentos a los cinco.

La diputada francesa Edwige Antier asegura que “en cuanto uno levanta la mano a un niño, pierde la autoridad y borra la capacidad del niño para aceptarlo como guía. El niño no necesita un jefe, necesita un guía.”

Hace dos años el Consejo de Europa lanzó una vasta campaña para pedir tolerancia cero con los azotes. Ahora reclama su prohibición a nivel internacional.