Última hora

Última hora

El gobierno griego afronta el reto del rechazo de la población a las medidas de austeridad

Leyendo ahora:

El gobierno griego afronta el reto del rechazo de la población a las medidas de austeridad

Tamaño de texto Aa Aa

Grecia tendrá finalmente los medios para salir a flote. La Unión Europea ha puesto todas las cautelas que ha considerado necesarias pero finalmente los países del euro acordaron rescatar por primera vez a uno de sus miembros.

La decisión fue adoptada por unanimidad, después de valorar un informe en el que el Ejecutivo comunitario y el Banco Central Europeo aseguraban que “la concesión de un préstamo era necesaria para salvaguardar la estabilidad financiera de la zona euro”.

El programa establece que los primeros 30.000 millones serán liberados este año y que los desembolsos iniciales “estarán listos antes de que Grecia tenga que hacer frente a las obligaciones de pago del próximo 19 de mayo”, que ascienden a unos 8.500 millones de euros.

“Consideramos que el éxito del programa depende de que se aborden los retos políticos relevantes de manera decisiva declaró el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet. Creeemos que eso ayudará a restaurar la confianza y a salvaguardar la estabilidad financiera en la zona euro”.

La dureza del programa de austeridad griego es equivalente al que sufrieron algunas economías de América del Sur en el decenio de los 90. El ministro de Economía griega sabe que se enfrenta a una fuerte contestación interna.

“No hay ninguna duda de que estas medidas son muy duras – aceptó el ministro de Economía de Grecia Giorgos Papaconstantinou -.Tampoco de que habrá protestas y de que habrá gente afectada, pero detrás de todo eso si miran y se fijan en las encuestas de opinión, si se forman un criterio sobre lo que pasa en mi país, llegarán a la conclusión de la profunda necesidad de cambio”.

El apoyo de los dieciséis supone un espaldarazo al severo plan de austeridad anunciado por el primer ministro Yorgos Papandréu. Prevé ahorrar 30.000 millones de euros, el 11 por ciento del Producto Interior Bruto griego.

Una parte del dinero de la Unión y del FMI irá destinado a los bancos griegos en caso de que las dudas sobre la solvencia de Grecia les afecten. Diez mil millones de euros irán a resolver el problema de estabilidad del sector bancario griego. Los bancos de Grecia están prácticamente paralizados al no poder refinanciarse en el mercado interbancario.