Última hora

Última hora

El resultado incierto de las elecciones británicas preocupa a la City

Leyendo ahora:

El resultado incierto de las elecciones británicas preocupa a la City

Tamaño de texto Aa Aa

La emergencia de un gobierno de coalición tal vez no tenga la solidez necesaria para las reformas estructurales que necesita la economía británica. La masiva inyección de dinero para salvar a la banca ha disparado el déficit a más del 11%, mientras el sector financiero principal puntal de la economía está sumido en las turbulencias resto de Europa.

El resultado es una libra esterlina que vuelve a depreciarse respeto al dólar, una tendencia que se constata a cada cambio de gobierno desde hace veinte años.

Igual que el resto de Europa, el Reino Unido ha vivido por encima de sus posibilidades amasando una deuda tanto pública como privada que está muy por encima de la media europea.

El equipo que asuma el poder en Downing Street afronta una tarea muy difícil. Nuestro redactor financiero Paul Woodley: “Los resultados electorales no podrían haber llegado en un momento peor para la economía británica. El nuevo ejecutivo deberá hacer serios recortes en el gasto público, porque Gran Bretaña sufre uno de los peores niveles de deuda de Europa. A los mercados no les gusta la incertidumbre y por eso se venden masivamente acciones, bonos del Tesoro británico y la libra esterlina.”

Qué pasaría si el gobierno del Reino Unido también fuera solicitado para contribuir a cubrir la deuda de la zona euro, su principal socio comercial?

David Rennie, The Economist: “Me pregunto si el Reino Unido puede cruzarse de brazos y decir, no contribuiremos para nada a rescatar financieramente a Europa. Si la zona euro solicita a Londres ayuda, entonces está claro que sea quien sea esté en el poder: tories, liberales o laboristas, yo pronostico que habrá una gran pelea entre el Reino Unido y la Unión Europea.”

Ante un panorama político incierto, el Reino Unido se encuentra más vulnerable que nunca para afrontar los mismos desafíos que sus socios continentales, defender su moneda, cubrir su deuda y además impulsar su frágil recuperación.