Última hora

Última hora

Muntazer al-Zaidi, periodista iraquí: "No me arrepiento de haber lanzado mis zapatos a Bush. Sólo siento no haberle dado"

Leyendo ahora:

Muntazer al-Zaidi, periodista iraquí: "No me arrepiento de haber lanzado mis zapatos a Bush. Sólo siento no haberle dado"

Tamaño de texto Aa Aa

Las imágenes dieron la vuelta al mundo. El 14 de diciembre de 2008 un periodista iraquí daba su regalo de despedida al entonces presidente estadounidense George Bush en su última visita al país tirándole un zapato. Este gesto desafiante fue muy celebrado en Irak, en otros países árabes e incluso en Occidente.

Muntazer al-Zaidi se convirtió en un héroe, pero tuvo que pagar un precio muy alto. Condenado a tres años de prisión, pasó nueve meses en una cárcel de Bagdad. Denuncia haber sufrido continuas agresiones, torturas, y un aislamiento total.

En septiembre quedó en libertad por buena conducta. Su familia y la gente que encontraba a su paso por Bagdad, ya en libertad, celebraban su regreso. Cumplida su sentencia, esperaba comenzar una nueva vida en la casa que le regalaba su empresa, la televisión Al Baghdadia. A ella se sumaban todos los demás regalos que le hacían diversos jeques y líderes políticos. Pero unos meses después, Muntazer al-Zaidi vio esfumarse muchas de las promesas que le habían hecho.

Nos encontramos con él en Ginebra, donde participaba en una conferencia sobre periodismo de investigación. Vive entre la ciudad suiza donde ha pedido asilo político, y Beirut. Porque Irak, para él, ya no es su casa. Afirma tener miedo a ser asesinado, y dice que es un hombre totalmente solo.

Chiara Reid, euronews: Muntazer al Zaidi, gracias por hablar con euronews. Ha dicho muchas veces que su gesto no fue premeditado. Pero cuando entró en esa sala donde estaba George W Bush, ¿ya sabía que iba a lanzarle sus zapatos?

Muntazer al-Zaidi: Sí, lo sabía.

Chiara Reid, euronews: ¿Y se arrepiente?

Muntazer al-Zaidi: No, no me arrepiento porque Bush ha matado a mi gente, ha matado a un millón de personas, ha dejado muchísimos huérfanos y viudas, nadie en mi lugar se arrepentiría.

euronews: ¿Siente no haber llegado a darle?

Muntazer al-Zaidi: Eso sí, mucho.

euronews: Ha pasado casi un año en prisión, allí ha sido torturado, ¿cómo fue su estancia en esa cárcel?

Muntazer al-Zaidi: Los primeros tres días, muy duros porque la tortura era horrible y muy dolorosa. Me rompieron la nariz, un tobillo, me dieron golpes en la espalda, en los riñones, en el estómago, en los ojos, en todas partes.

euronews: ¿Por qué, qué querían de usted?

Muntazer al-Zaidi: Siempre me preguntaban lo mismo, por qué lo hice, por qué golpée a Bush, cuando él había liberado a mi país.

euronews: Usted es periodista, y normalmente las armas de un periodista son su pluma y sus palabras. ¿Cree que se pasó de la raya?

Muntazer al-Zaidi: Muchos años antes de aquello, trabajé como periodista y defendí mi país con la pluma y las palabras.

¿Acaso me vieron cuando cubrí las masacres cometidas por las fuerzas ocupantes en Ciudad Sadr? ¿Cuando filmé un reportaje sobre mujeres violadas por los soldados estadounidenses y asesinadas junto a sus familias? Quería transmitir un mensaje al mundo, un mensaje de paz. Ustedes no saben todo lo que pasa en Irak, ignoran lo que el ejército estadounidense le hace a mi gente.

euronews: Bueno, nos hicimos una idea cuando el 5 de abril vimos un vídeo que muestra a un helicóptero estadounidense disparando contra dos periodistas de Reuters y un grupo de cviiles iraquíes. Una escena quizá muy simbólica del modo de dirigir esta guerra por parte de los estadounidenses. Pero después de todo, ¿cree usted que de esta guerra puede haber surgido algo positivo, por ejemplo la democracia, o haberse liberado de Saddam Hussein?

Muntazer al-Zaidi: Todo lo que Bush había dicho de esta guerra es mentira. Créame, en Iraq no existe ni la democracia, ni los derechos humanos. Piense, por ejemplo, en lo que está ocurriendo ahora con las elecciones. Es como si se torturase a un prisionero pero se le preguntase con qué herramienta prefiere que se le torture. Es así. Todos están cortados por el mismo patrón y quieren repartirse la tarta entre ellos.

euronews: Usted gritó que esos zapatos iban por las viudas y los huérfanos iraquíes. Ahora ha creado una fundación para ayudar a las víctimas de la guerra. ¿Cómo está tomando forma este proyecto?

Muntazer al-Zaidi: Para ser sincero, cuando estaba en la cárcel, mucha gente me prometió muchas cosas para mi fundación. Pero en cuanto salí, nadie mantuvo sus promesas.

euronews: La prensa hablaba de regalos que supuestamente usted había recibido, desde limusinas y lingotes de oro hasta ofertas de trabajo. incluso vírgenes que se le ofrecían como esposas. ¿Qué hizo con todos estos regalos, y con las esposas?

Muntazer al-Zaidi: Es todo mentira. Incluso la casa de la televisión al Bagdadia, que iba a ser para mi fundación, me la quitaron por las presiones que sufrían, y no mantuvieron sus promesas.

euronews: Tirando sus zapatos se ha hecho famoso, se ha convertido en todo un héroe para el mundo árabe, ¿cómo lo lleva?

Muntazer al-Zaidi: Mi gesto no sólo alegró en el mundo árabe, sino en todos los rincones de Europa. En todo el mundo hubo gente que se echó a la calle cuando me liberaron.

euronews: Ahora, usted es una figura tremendamente simbólica. Representa la libertad, para muchos en el mundo árabe. ¿Cree que alguien le está utilizando?

Muntazer al-Zaidi: Sin duda. Muchos se esconden detrás de ese símbolo. Y muchos me han hecho propuestas y han tratado de sobornarme.

euronews: ¿Y ahora qué va a hacer, se le recordará siempre simplemente como el tipo que tiró sus zapatos a George Bush?

Muntazer al-Zaidi: No quiero que la gente recuerde a Muntazer al Zaidi porque le tiré los zapatos a George Bush. No, para nada. Yo no soy importante. Pero espero que se recuerde siempre una cosa: que George Bush había dicho que los iraquíes le iban a recibir con rosas. Y en cambio, le recibieron a zapatazos.