Última hora

Última hora

La dimisión de Brown deja una estela de emoción

Leyendo ahora:

La dimisión de Brown deja una estela de emoción

Tamaño de texto Aa Aa

Digno, emocionante, elegante. Gordon Brown afrontó ayer el momento más difícil de su carrera política con la voz quebrada pero la cabeza alta.

A última hora de la tarde y acompañado por su esposa, Brown se enfrentaba a los medios en su última comparecencia como primer ministro para comunicar su renuncia al cargo y al liderazgo laborista invitando a Cameron a formar gobierno.

Tras reivindicar su papel en un entorno económico extremadamente difícil, Brown afirmó que su renuncia le va a “permitir apreciar incluso más mi primer trabajo, que es como marido y como padre”.

Y tras un “gracias y adiós” abandonaba, con sus dos hijos de la mano, Downing Street. La calle en la que ha vivido los últimos trece años: una década en el número once como ministro de Economía y después, los últimos tres años, en el número diez.
Con 59 años, y tras pasar media vida en política, Brown se ha refugiado en su Escocia natal mientras los laboristas comienzan a mover ficha para designar a un sucesor.