Última hora

Última hora

El fútbol como aliado en la guerra contra el SIDA en Sudáfrica

Leyendo ahora:

El fútbol como aliado en la guerra contra el SIDA en Sudáfrica

Tamaño de texto Aa Aa

Sudáfrica es el país más afectado por el SIDA en el mundo. La enfermedad se cobró la vida de 350.000 personas el año pasado. Ahora, muchos sudafricanos esperan que el Mundial ayude a crear las condiciones necesarias para terminar con las desgracias.

De forma excepcional, Euronews ha recibido la pertinente autorización para grabar en un hospital; lugar donde ninguna otra cadena de televisión es aceptada habitualmente en Sudáfrica.

En este caso, se trata del hospital Saint Mary de Durban. Tres de cada cuatro pacientes son seropositivos.

“El SIDA representa una tragedia realmente espantosa. En particular para las mujeres y para los más pequeños. Hay muchos niños que han quedado huérfanos debido a la enfermedad. Nosotros tratamos de mantener a las madres con vida a través de un programa denominado
Prevención de la Trasmisión del Virus de la madre al hijo. Y hemos obtenido muy buenos resultados. Hoy, 95 de cada 100 bebés no han sufrido el contagio y están sanos” afirma la religiosa Regina.

El SIDA ya no es un tema tabú en un país en el que hasta hace poco no se hablaba de él. En el jardín del hospital Saint Mary, nos encontramos con Nompumelelo y su hija de 7 años, Smangele. Las dos, seropositivas, se enteraron hace 2 años, por casualidad, de que estaban contagiadas.

“A Smangele se le inflamaron los ganglios. Así que me acerqué a la clínica más próxima. Y luego me enviaron aquí, al hospital Saint Mary. Smangele se sometió a las pruebas y dio positivo. Los resultados revelaron que yo también había contraído el SIDA” afirma Nompumelelo.

A la pregunta de por qué no utilizaba preservativos, Nompumelelo responde que por aquel entonces no sabía nada acerca del SIDA. “Me encontraba muy bien de salud, no tenía nigún problema físico. Y mi novio también parecía estar en buena forma. Por eso no utilizaba nunca preservativos.” añade.

Con ocasión del Mundial se ha lanzado la mayor campaña de diagnóstico y sensibilización llevada a cabo jamás en Sudáfrica.

El Presidente Jacob Zuma, que ha declarado públicamente su poligamia, también se ha sometido a las pruebas y ha revelado el resultado negativo de los análisis.

Ya se han distribuído más de 1.000 millones de preservativos. Entretanto, cada día 300 enfermos acuden al hospital Saint Mary para seguir su tratamiento.

“Nos encontramos ante una epidemia enorme. En teoría, entre 5 y 7 millones de sudafricanos son seropositivos. Es muy importante que las personas conozcan su estado de salud. Si tienen el SIDA vamos a ver en qué estado de la enfermedad se encuentran y les ofreceremos un tratamiento. Si no se han contagiado trataremos de animar a estas personas a seguir un modo de vida que les permita conservar su buena salud” señala el doctor Douglas Ross.

“No sólo se trata de decir a la gente que venga y se someta a las pruebas del SIDA. Además, aprovechamos para abordar otros muchos temas. En Sudáfrica se ha llevado a cabo una formidable campaña de educación con respecto al SIDA. Pero muchos sudafricanos tienen todavía, como decirlo, una creencia errónea acerca de la enfermedad. Existen esos mitos y rumores infundados según los cuales tras mantener una relación sexual con una mujer virgen o con alguna otra persona que no haya contraído el SIDA, la enfermedad desaparece” añade Ross.

En un país de 45 millones de habitantes, uno de cada tres sudafricanos deberá someterse a las pruebas del SIDA en los próximos meses. El proyecto es muy ambicioso porque, si funciona,
permitiría reducir a la mitad el número de nuevos contagios en 2011.