Última hora

Última hora

Vacunas menos dolorosas

Leyendo ahora:

Vacunas menos dolorosas

Tamaño de texto Aa Aa

Es el momento de vacunar a este bebé. La aguja se acerca y el niño se deshace en lágrimas cuando lo pinchan. Muchos adultos sienten también esta fobia a las agujas, aunque no lloren después de ser vacunados.

Pero ahora, investigadores de la Universidad de Queensland en Australia están probando algo que podría ser el fin de las vacunas con agujas en la historia de la medicina. Este cuadradito podría cambiar la forma de vacunar. La droga se impregna en una pieza de siliciona llamada nanoparche. Son más pequeños que una uña e introducen la vacuna directamente en las células de debajo de la piel.

“El parche se pega a la capa más dura de la piel, luego la perfora y alcanza las células inmunes que hay justo debajo de la superficie de la piel”- dice este investigador. Por ahora los parches sólo han sido probados con ratones, pero los investigadores esperan probar con humanos muy pronto. Si siguen adelante, los nanoparches podrían estar en el mercado en poco tiempo.

“Hemos reducido 100 veces la dosis de vacuna comparada con la dosis que suministramos con aguja. Así que el ahorro en el coste es inmenso porque las vacunas hoy en día pueden resultar muy caras. Además el parche es muy barato de producir”

El coste se mantiene al mínimo porque el nanoparche es muy fácil de transportar. La vacuna se seca y no necesita refrigeración.
Los científicos piensan que de esta manera no se compromete la efectividad de las vacunas, que en los otros casos puede estropearse con el calor. Refrigerar las vacunas es hacerlas más caras para la gente que vive en climas calientes, como en los países de África.