Última hora

Última hora

Berlín quiere ser el azote de los especuladores, también de los gobiernos indisciplinados

Leyendo ahora:

Berlín quiere ser el azote de los especuladores, también de los gobiernos indisciplinados

Tamaño de texto Aa Aa

Si algunos alemanes protestan de forma colorista por los desmanes de los mercados financieros, la Conferencia Internacional sobre la Regulación Financiera que tiene lugar en la capital germana ha puesto de relieve que los estados europeos no pueden seguir recurriendo a la deuda para crecer.

La canciller Angela Merkel se ha preguntado, “¿hasta qué punto Alemania y toda la zona euro son capaces de garantizar una expansión económica sostenible que no sea generada a base de déficits públicos?.”

Alemania quiere exportar su regulación financiera al resto de Europa. Lo ha demostrado esta semana con su iniciativa de prohibir las ventas especulativas a descubierto, a fin de evitar como precisa el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble que “los mercados financieros con sus productos innovadores como los seguros contra impagos (CDS), o ventas en corto sin respaldo puedan amplificar las oscilaciones, la volatilidad.”

A los mercados no les gusta para nada ese intervencionismo que erosiona su negocio y más bien exigen una acción concertada dirigida a resolver el problema del endeudamiento y el déficit.

Una operaadora de la Bolsa de París confirma que “lo que provoca la caída de los mercados no es tanto el miedo a la intervención de los estados, como el temor a que se agrave la situación económica.”

Las bolsas y el euro siguen se han convertido ahora en un auténtico barómetro político.