Última hora

Última hora

La movilización social llega a Rumanía para quedarse

Leyendo ahora:

La movilización social llega a Rumanía para quedarse

Tamaño de texto Aa Aa

El plan de austeridad anunciado por el Gobierno para cumplir con las exigencias del Fondo Monetario Internacional no gusta a casi nadie.

Este miércoles, cerca de 50.000 personas han protestado en el centro de Bucarest.

Los sindicatos aseguran que convocarán una huelga general el 31 de mayo, un día antes de la votación en el Parlamento del plan de ajuste.

El Gobierno asegura que los severos recortes en las ayudas sociales y en los sueldos del sector público son la única solución viable para el futuro del país.

Aunque, en una entrevista para euronews, el representante del FMI para Rumanía Jeffrey Franks ha asegurado que estos recortes en gastos sociales son una decisión gubernamental. “Han sentido que los gastos estaban fuera de control y que la mejor forma de atacar el problema presupuestario es concentrarse en el lado del gasto. Fue su decisión”

Desde que se anunciaron los recortes hace dos semanas, se han multiplicado las protestas, en un país donde el salario mínimo des de apenas 140 euros y la pensión mínima de 85, en la cola de la UE.

El FMI, que el año pasado concedió un crédito a Bucarest exige que el déficit de Rumanía no supere el 6,8 por ciento. La entidad asegura que sin recortes, podría terminar en el 9 por ciento.