Última hora

Última hora

Marea Negra: cronología de la catástrofe

Leyendo ahora:

Marea Negra: cronología de la catástrofe

Tamaño de texto Aa Aa

20 de abril: se registra una explosión en la plataforma petrolífera Deepwater, de BP, en el Golfo de México. Mueren once empleados.

Dos días después, la plataforma se hunde a más de 1500 metros de profundidad con 2 millones y medio de litros de petróleo dentro

El tubo que une la plataforma al pozo se rompe. A partir de ese momento, el equivalente a cinco mil barriles de bruto se vierten diariamente al mar según cifras de BP. Comienza una auténtica carrera contrarreloj.

A principios de mayo, se instalan balizas flotantes para frenar el avance del vertido, pero el fuerte viento y el oleaje dan al traste con la maniobra.

El 8 de mayo, BP intenta una proeza técnica: la colocación de una enorme campana metálica de 100 toneladas sobre la principal fuente del derrame.

Pero la operación fracasa por la formación de gas cristalizado en el interior de la caja que obtura el conducto por el que debía transportar el petróleo.

Las partículas de cristal de hidrato de metano, extremadamente inflamable, suponen un peligro para los equipos que trabajan en la zona. BP retira la campana que yace ahora en el fondo del mar al lado de la plataforma.

En vista del nuevo fracaso, BP vierte millones de dispersantes químicos que según diversas organizaciones ecologistas agravan el problema.

Tras varias tentativas de bombear el crudo que se revelan induficientes para frenar el avance de la marea, BP juega su última carta: el 26 de mayo comienza la operación “top kill”.

Según cálculos que han ido en aumento constante, desde que explotó la plataforma se vierten diariamente un total de entre 30 y 110 millones de litros de crudo.

La operación de la última esperanza consiste en
sellar el pozo mediante la inyección de un fluido compuesto por una mezcla de agua, arcilla y productos químicos, a la que se sumarán después capas de cemento.

El sistema top kill se suele usar en la superficie para cegar pozos petrolíferos, pero nunca se había intentado a una profundidad de 1.500 metros

Habrá que esperar 48 horas para saber si todo ha salido bien. En caso contrario, el petróleo seguirá fluyendo hasta que el yacimiento se agote. Una posibilidad en la que nadie quiere pensar por el momento ya que sería la peor catástrofe medioambiental de todos los tiempos que además podría prolongarse durante años.

En cualquier caso, si el coste económico será enorme para BP y la catástrofe también tendrá un coste político para Obama, la peor parte se la llevará el mediaombiente.

En el Delta del Mississipi hay cerca de 400 especies, varias de ellas protegidas.