Cerrar
Conexión
Por favor, introduzca sus datos de acceso

o Regístrese para obtener una cuenta

¿Olvidó su contraseña?

Skip to main content

“No queremos un invierno sombrío para los desempleados”, John Monks, jefe de la Confederación Europea de Sindicatos daba así el tono de las reivindicaciones: los trabajadores no deben pagar los platos rotos de una crisis de la que no son responsables. Pese a las sonrisas de la foto, la reunión con el presidente del ejecutivo comunitario ha sido especialmente tensa.

Según Monks “el inicio del otoño y el invierno son clave, porque la gente va a darse cuenta de los recortes en las nóminas, en las plantillas y en las pensiones. La cosa se puede poner caliente por esas fechas”.

De hecho hay convocada ya una jornada de movilización europea para el 29 de septiembre. Las reivindicaciones, las mismas que se han planteado en España, Francia o Grecia: más Europa social y más crecimiento. Un poco de paciencia; para salir de la crisis el rigor y los planes de austeridad son inevitables replican la Comisión y al patronal europea.

“Hay que restaurar la confianza. El diálogo social es importante pero contamos con la responsabilidad de nuestros socios sindicalistas para evitar tensiones sociales”, ha declarado el líder de Business Europe, Philippe de Buck.

La reunión se ha quedado en tablas. Los sindicatos han salido de la misma con una promesa: “la voz de los trabajadores en esta crisis, se escuchará”.

Copyright © 2014 euronews

Más información sobre: