Última hora

Última hora

La Copa del Mundo no será el maná que esperaban los vendedores sudafricanos

Leyendo ahora:

La Copa del Mundo no será el maná que esperaban los vendedores sudafricanos

Tamaño de texto Aa Aa

En Johanesburgo, la venta ambulante ha sido prohibida alrededor de los estadios, un terreno de caza reservado a los socios comerciales de la FIFA y a los patrocinadores.

Pinky Pinkoli monta su puesto aquí, en el centro de Johanesburgo, desde 1984. Su volumen de negocio es de 120€ mensuales:

“Es injusto, los únicos que se van a beneficiar son los grandes empresarios, los ambulantes no, porque los están echando”

En efecto, desde principios de mayo los vendedores callejeros han sido expulsados de los alrededores del estadio Soccer City, cerca de Soweto. Los patrocinadores de la Copa del Mundo han pagado un alto precio por su asociación con la FIFA; para la Federación es impensable dejar que se vendan libremente las marcas asociadas al acontecimiento.

Ante esta situación, el Foro Sudafricano de Vendedores Ambulantes decidió movilizar sus tropas para organizar una protesta el pasado viernes. Sólo en la provincia de Johanesburgo hay unos 20 000. Muchos de ellos venden alimentos. Pero también están sujetos a una normativa muy estricta: nada de marcas ni de imitaciones y ojo con la higiene.

Unas exigencias que para esta vendedora de Soccer City significan directamente el cierre de su negocio, que le reporta 321 euros semanales:

“Hace sólo tres semanas que no trabajo pero ya veo una diferencia enorme, es como si mi vida se hubiera detenido o algo así. Imagínese un parón de todo el mes…después de ese periodo no sabemos qué va a pasar…puede que después de la Copa del Mundo decidan prohibir definitivamente la venta ambulante”

La incertidumbre planea sobre el futuro de los vendedores callejeros que no podrán estar en los estadios animando a sus favoritos.

En un contexto de crisis económica mundial, la Copa del Mundo ha supuesto un verdadero motor para Sudáfrica, con la inyección de mil millones de dólares, sin olvidar los recursos que genere la visita de medio millón de espectadores.