Última hora

Última hora

Robben Island, donde el fútbol fue mucho más que un juego

Leyendo ahora:

Robben Island, donde el fútbol fue mucho más que un juego

Tamaño de texto Aa Aa

En esta cárcel frente al estadio Green Point, en Ciudad del Cabo, cumplieron condena los presos políticos del régimen segregacionista.
Condenados como Nelson Mandela, para los que el fútbol fue una vía de resistencia y escape.

Durante años, los prisioneros lucharon para conseguir el derecho a jugar y crear una asociación que desempeñó un papel crucial en sus vidas: la Makana Football Association.

Marcus Soloman, ex prisionero, recuerda aquella época:
“Nos dijeron ¿Jugar al fútbol? esto es una maldita cárcel, no un hotel… por supuesto entre nosotros también había debate: ¿Les vamos a pedir que nos dejen jugar al fútbol si nisiquiera nos dan de comer?

Los primeros partidos se jugaron a finales de los 60, en una cancha de tierra y arena con alambres de espino detrás de las redes. Makana organizó un campeonato perfectamente estructurado según las reglas de la FIFA.

El apartheid pertenece al pasado, pero según Solomon aun queda mucho por hacer
“Allí hubo mucha gente que luchó por un mundo mejor, pero esa lucha continúa, porque aquello por lo que luchamos sigue sin ser una realidad en Sudáfrica”

Después del apartheid, muchos dirigentes de la asociación se lanzaron a la vida política, como el actual presidente sudafricano, Jacob Zuma, ex árbitro en Robben Island.

La FIFA y su presidente Sepp Blatter rindieron homenaje a sus miembros haciéndoles miembros de honor de la Federación.